IPN crea cubiertos comestibles

Adrián Quintero Gutiérrez, Javier Villanueva Sánchez, Guillermina González Rosendo y Víctor Alcántar Rodríguez, expertos politécnicos, encontraron la manera de controlar la oxidación del salvado de arroz (destinado como alimento para animales) y así desarrollar cubiertos comestibles. Por ahora han elaborado las cucharas, cuya resistencia es adecuada y cumplen efectivamente su función al entrar en contacto con alimentos calientes; sin embargo, agregaron goma comestible para aumentar la dureza.

Los integrantes del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) señalaron que además de estudiar las propiedades de los alimentos para generar nuevos productos, toman en cuenta las necesidades sociales, los recursos disponibles en la región y las preferencias de los habitantes del estado de Morelos, donde está ubicado el Ceprobi.

Para dar valor agregado al salvado de arroz, como parte del proyecto multidisciplinario en el que colaboran estudiantes de licenciatura y posgrado, también producen totopos horneados con harina de maíz y salvado de arroz, como una opción de botana saludable por su contenido de fibra y antioxidantes.

Debido a que el producto representa una alternativa viable para mejorar la nutrición infantil, los investigadores politécnicos pretenden transferirlo al Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) por sus siglas en inglés.

Así fue como decidieron desarrollar el mazapán, el cual ya cuenta con todas las evaluaciones requeridas y los ensayos clínicos correspondientes para solicitar el registro de la patente e iniciar su comercialización.

Señalaron que las evaluaciones clínicas al mazapán se han realizado en diferentes grupos de la población como: adultos con exceso de peso, adultos mayores y niños. En colaboración con el Centro Interdisciplinario de Ciencias de la Salud (CICS), Unidad Santo Tomás y la Escuela Superior de Medicina, evalúan el efecto de la golosina en niños con déficit de atención.

Los investigadores señalaron que otro propósito del proyecto es generar diferentes productos para diversificar el consumo del salvado de arroz. Mencionaron que el arroz Morelos recientemente obtuvo la denominación de origen, situación que aprovecharán para impulsar la economía de los productores.

En cada proyecto de investigación se incorporan estudiantes, quienes al lado de los expertos y mediante la aplicación del rigor científico generan nuevos productos, lo cual, además de contribuir a crear nuevo conocimiento, permite la formación de recursos humanos de excelencia.

El equipo de trabajo actualmente lo integran tres doctores, tres maestros en ciencias, cinco licenciados en nutrición y un médico, quienes aportan su experiencia para analizar el problema en el que se quiere incidir, evaluar la factibilidad y llevar a cabo las innovaciones.


Leído 253