Bohemian Rhapsody: La película a prueba de críticas

En el programa de las 6 Internacional en Reactor 105.7 hicimos una encuesta el viernes, día del estreno de Bohemian Rhapsody. De casi 200 votos, el 67% dijo que NO le había gustado, tal como la crítica, fue muy desfavorable.

Sin embargo, la película ya hizo $50 millones en los Estados Unidos durante el fin de semana y ya ha ganado más de $ 140 millones en todo el mundo, a pesar de muchas críticas negativas. Actualmente obtiene un 49% en Metacritic (con la opinión de críticos) y un 60% apenas respetable en Rotten Tomatoes (que mide la proporción de críticas positivas). Pero, según la puntuación de audiencia de Rotten Tomatoes, al 95% de las personas que lo vieron les gustó.

En México, el primer fin de semana 1.7 millones de personas la fuimos a ver, generando 106.8 millones de pesos.



Ningún crítico imagina que sus palabras van a hacer o deshacer una película, pero tal vez deberíamos cuestión cuán útiles son a la hora de elegir ver una película. Las películas mal reseñadas se están convirtiendo en éxitos de taquilla con cada vez mayor regularidad. Tomemos el spin-off de Spider-Man, Venom, como ejemplo: "Torpe, monolítico y fantásticamente aburrido ", según el crítico de cine de The Guardian, Peter Bradshaw. En Metacritic, Venom obtiene 35%, Rotten Tomatoes: 29%. Pero nuevamente, la puntuación de audiencia de Rotten Tomatoes es del 87% y ha ganado más de $ 500 millones. Nuestras armas son inútiles contra ellos y lo sabemos.

Si me hubieran preguntado si Bohemian Rhapsody iba a ser un éxito, habría dicho: "Sí, definitivamente". Una cosa que muchos éxitos a prueba de crítica tienen en común es el reconocimiento de la marca. Sabes lo que estás ofreciendo, así con Bohemian Rhapsody: una estrella icónica (Freddie Mercury), con una mezcla de canciones familiares de Queen y un formato de biopic rockera. Casi ninguna película tiene éxito sin ser una secuela, una entrega de franquicia o un reinicio. Tampoco tiene actores que atraigan grandes audiencias y/o desafíen a los críticos.

Aquí es donde la industria del cine comienza a parecer arcaica. Si no nos gusta un programa de televisión, podemos ver uno diferente sin costo adicional. Podemos escuchar música antes de decidir comprarla. La mayoría de los artículos al por menor son reembolsables. Pero con las películas, todavía estás pagando mucho dinero por adelantado por una experiencia que quizás no disfrutes. Si la gente realmente escuchara a los críticos, irían cada vez a ver menos películas y la industria podría colapsar por completo. Y luego se quedarían sin trabajo. Ergo, no les hagas caso.


Leído 250