Bacon Bar, un restaurante de la CDMX, exhibe a “influencers” que pedían intercambio de reseñas por comida

Algunas agencias de marketing y publicidad sugieren que alguien con más de 300 seguidores podría ser considerado un influencer. A partir de esto, se puede llevar a cabo una activación, intercambio o patrocinio. Definitivamente, mientras más seguidores, mejores beneficios con empresas y marcas.

Pues ahí tienen que estaban estos supuestos “influencers” quienes fueron exhibidos luego de que se acercaran al Bacon Bar, un restaurante ubicado en la Ciudad de México, a quienes propusieron un intercambio de comida para cuatro personas a cambio de una reseña en su canal de YouTube “¿A dónde jalamos?” en donde hacen reseñas de “los lugares cool de México”. quienes gracias a notas como ésta, ya cuentan con 380 seguidores hasta este momento.

“No sería justo para ninguno de los medios que han acudido a Bacon Bar y han pagado su consumo para probar y publicarlos en sus medios. Esperamos algún día te refieras a la comida, al lugar y ni a una negativa de intercambios”.

De manera respetuosa, los encargados del restaurante declinaron el intercambio, sin embargo, Alejandro Carreño, uno de los miembros de “¿A dónde jalamos?” no quedó conforme con la respuesta obtenida y escribió una reseña negativa en Facebook.

"No es regalo de producto. Tampoco nosotros regalamos nuestras reseñas. Tienen que tener más tacto"

Ante las descalificaciones del “influencer”, Bacon Bar respondió de manera fina y elegante y lamentó no cumplir con las expectativas de intercambio de Alejandro. Esta es la triste historia:


¿Qué dice la banda?

Leído 339