Oliver, Fidel y Yo

Leído: 2374

oliver-stone-fidel-castro-11Por Reno:

Todos sabemos que el tiempo es inexorable, y ante este tipo de hechos, nadie, ni Fidel Castro, puede hacer algo. Los cubanos tienen desde el pasado 24 de febrero de 2008, un nuevo presidente, en sustitución del líder que duró casi medio siglo. Para algunos es sólo el traspaso del negocio familiar, para otros, el principio del fin, pero como decía al principio: el tiempo no espera por nadie.

Hoy, en un año más del Comandante, quizás les sirva conocer otro aspecto de Fidel: Hace unos años, caminaba cerca de Picadilli, (una de las calles con más gente y anuncios en Londres), y me metí a un Odeon (uno de los tantos cines de ese nombre que hay también en Londres) a ver un film de Oliver Stone llamado Comandante, sentí que debía refrescar mi forma de ver a Fidel Castro, compré un Ice sabor Cola que me refrescó la garganta (aunque el sabor era mucho mas artificial que el de la cola común y corriente), y terminé de gastar el billete de 10 libras que tenía destinado para esa tarde (la entrada al Odeon me había costado 7.50).

Filmada en febrero del 2002 Comandante resultó ser un acercamiento a lo que piensa Fidel, o a lo que quiere que pensemos que él piensa.   Oliver y su equipo muestran la opinión  de Castro, acerca de política (por supuesto), armas, y hamburguesas con queso, mientras lo vemos pasearse en lugares como el famoso restaurante Terraza.

El proyectó nació cuando Fernando Sulichan, un productor español con el que Stone  ya había trabajado en Persona Non Grata, (un documental que involucra a Yasser Arafat y los conflictos en Palestina), ofreció al director la posibilidad de entrevistar a Fidel Castro para la Televisión Española.

No fue nada fácil para el equipo de producción filmar a Fidel en su propia casa, en sus giras de trabajo e incluso con su familia. La principal condición del comandante fue que se podía grabar todo, siempre y cuando le dieran el derecho de parar la filmación del documental en el momento que él quisiera, (aunque al  final Castro nunca ejerció ese poder), de hecho, algunas de las preguntas que Oliver elabora lo llegan a sonrojar, (hay quien dice que Oliver por primera vez endulzó una de sus historias), ni siquiera  hay que imaginar que eso hubiera sucedido en JKF o Platoon.

Stone también demuestra su estoicismo al cuestionar a Castro acerca de los derechos humanos en la Isla, el maltrato a los homosexuales, y la discriminación racial. Pero nunca aparta al comandante de respuestas propagandísticas de alguien que conoce muy bien el contrato que tiene con su pueblo. Mi amigo, el dueño del flat donde me alojaba en Londres, atinó al decirme que el modus operandi de la entrevista lo podía hacer a ratos Adal Ramones. Creo que tenía razón. Aún así se grabaron cerca de 30 horas de rollo que sirvieron para los 90 minutos que dura el documental.

Por alguna razón Comandante resulta muy entretenida, sobre todo por el cameo involuntario de ambos en situaciones como cuando Oliver pregunta a Fidel acerca del asesinato de JFK, y Castro responde que él nunca creyó en la teoría de un solo hombre, regocijando al director con el tema de su propio film de 1991, o cuando le pregunta si toma Viagra, o si algún día habrá un Mc Donald’s en la Isla.           

Algo que me conmovió, fue cuando Castro hace la diferencia entre las 700 mil personas que tienen educación universitaria en comparación con las 40 mil en el régimen de Batista, o cuando declara que la prostitución casi no existe en Cuba, y que de hecho, ahora hasta las prostitutas tienen un título en todo caso. Abordan también cuestiones como  Bahía de Cochinos y el famoso asunto de los mísiles. (controversia que preocupó también a figuras de nuestro país como Tin Tan, quién dejo grabada su opinión en el tema Prendan su Veladora). Por supuesto las respuestas y los gestos de Castro son de lo más elocuente.

Este documental me parecía un retrato perfecto de Castro, pero una vez más, mi amigo  fue muy objetivo al notar el candor y la falta de objetividad de Oliver. Yo recordé en ese momento, el sabor artificial a Cola que me había dejado mi fría bebida.

Meses después del estreno de Comandante, Oliver Stone dijo que admiraba a Fidel por ser un combatiente pese a su aislamiento con el mundo (su mundo, el de Oliver). Lo comparó con el Quijote, el personaje de Miguel de Cervantes, al referirse a él como quien se inclina hacia el molino de viento al mantener la Isla, en un estado de igualdad, donde cada uno alcanzaría la supremacía de su vida, con su propia ración de agua potable, eso sí.

En abril de 2003 numerosos hombres armados tomaron un barco cubano con 50 pasajeros y ordenaron al capitán desviar su curso hacia Estados Unidos. El barco fue capturado por autoridades cubanas, días más tarde Lorenzo Enrique Copello Castillo, Bárbaro Leodanis Sevilla y Jorge Luis Martínez, fueron condenados a muerte y ejecutados, tomado en cuenta la alta peligrosidad social de los hechos.

La madre de Lorenzo, Ramona Copello, dijo: “yo hasta quería a Fidel, pero ya no, porque mató a mi hijo, yo era revolucionaria, pero ya no lo soy”, declaró.

Muchos disidentes más fueron encarcelados.

En medio de ésta controversia a la par del estreno del film de Stone, se decidió que éste documental estaba incompleto, se cuestionó al director acerca de re-entrevistar a Castro, dados los recientes eventos. Castro estuvo de acuerdo y quería aprovechar para negar esas espantosas acusaciones, el resultado fue un segundo film llamado Looking For Fidel.

Los que la han visto y saben de ésto, dicen que el film parece haber sido rodado por un  estudiante de cine de primer año. Creo que quizás en algún momento pasó por la cabeza de Oliver Stone , la idea de creer que podía encontrar algo nuevo que decir acerca de Fidel.

Al igual que en el reestablecimiento de las relaciones de Cuba con México, estas dos partes cinematográficas en la vida del director parece sólo un capricho estrafalario, lo único que a mi me da gusto es la participación de Carlos Marcovich, un cineasta mexicano metido, aunque sea de ese modo, en documentales que le han dado la vuelta al mundo.

De vuelta al día de hoy: ¿Será que con el cambio de presidente, todo seguirá igual en Cuba?

Por ultimo: el viaje a Londres fue provechoso, el Ice que bebí mientras veía el documental de verdad estuvo refrescante, la idea de ver a Castro usando unos Nike, también. Y como alguien me dijo una vez: debes ir a Cuba con los Castro en el poder, después no va a ser lo mismo. Confío en eso.

 

CONTACTO

Envianos tus dudas, comentarios y sugerencias a contacto@renegado.com.mx o mandanos un mensaje desde nuestra área de Contacto

SIGUENOS TAMBIÉN

tweet_icon   - Twitter

facebook_icon   - Facebook