"Los buenos vs Los malos": La verdad sobre el paro del Metro

Lo hemos escuchado infinidad de veces en reportajes, nosotros mismos como usuarios lo hemos pensado e innegablemente la verdad en esta ocasión es una sola: “El metro es la columna vertebral de la CDMX” y es que, luego de 52 años de existencia, sí… ¡Medio Siglo!, el metro ha estado ahí en las buenas, las malas y recientemente en las peores, siendo la opción más económica y “eficaz” para atravesar este infierno hecho ciudad, lo cierto es que, no se entiende a la CDMX sin el metro, pero, tampoco se entiende que siendo el alma de la capital este tan pero tan hecho mierda… será porque así tienen el alma la mayoría de directivos que han hecho poco o nada por sanearlo y cuidarlo.

El metro, así como México mismo es megadiverso y pluricultural, aquí no hay distinciones, dentro de los vagones van los oficinistas, estudiantes, novios, obreros, madres solteras, borrachines, reggaetoneros, punketos, religiosos, ateos, morenos y güeros, todos con diferentes destinos, pero, por un momento tan iguales, usuarios y usuarias que ven día tras día la decadencia del único transporte medianamente “seguro” de la capital.

Pero, la cosa no para ahí, ya que, así como cumple su función de transporte, también se ha convertido en el lugar ideal para el comercio, sí, informal, caótico, estorboso, problemático y hasta riesgoso, pero, que al final del día cumple con ser una fuente de ingresos para todos aquellos que no entienden de subsistir más allá de comprar y revender, situación que esta eternamente en tela de juicio, pero, por el momento el debate no es ese, sino, entender la importancia real que tiene el STC Metro para la vida en general, ni más, ni menos.

Pues bien, ahora estamos en la antesala de lo que podría resultar como un caos idílico, casi bíblico sin exagerar… El Sindicato Nacional de Trabajadores del Sistema de Transporte Colectivo (SNTSTC), ha informado con días de antelación, que sus agremiados se tomaran “libre” el próximo jueves 14 de octubre, esto, con la firme intención de hacer escuchar sus peticiones a los directivos, a la secretaria de movilidad y al gobierno mismo de la ciudad, sobre las carencias en las que se desarrollan las labores diarias del metro, aunado claro, a un considerable aumento de salario.


Y ya que estamos encontrando culpables, también puedes leer: "Robar y ser sobado: ¿Es cuestión de oportunidad o simple malicia?"



Es en este punto donde la historia toma una bifurcación, por un lado, están los usuarios o por no decir TODA LA CIUDAD, que ese día verá muchas, pero, muchas actividades retrasadas o completamente canceladas y por otro lado, una exigencia real y fundamentada hacia las autoridades correspondientes de mantener en buen estado, no solo las condiciones laborales, sino, la infraestructura misma del metro, es decir: “Los buenos vs Los malos”.

Cuando vemos una película, leemos un libro o nos enteramos de alguna noticia, el argumento típico, clásico y más básico es ese: “protagonista vs antagonista”, “luz vs oscuridad”, “Felicidad vs adversidad”, lo tenemos tan pero tan arraigado, que, muchas veces olvidamos que la vida y en especifico la naturaleza del ser humano no es una dicotomía tan sencilla como nos gustaría creer, sí, es fácil enojarse y quejarse echándole la culpa al otro, pero, eso sucede justamente porque es más difícil detenerse un momento a pensar las situaciones, identificar el por qué, entender las motivaciones y en el mejor de los casos, reconocer el estado de la situación, sin juicios personales.

Ya lo dijimos, en toda historia común y corriente siempre hay un villano, pero… ¿qué pasa cuando todos los personajes son los villanos de algo muy mal contado?

Las autoridades son las culpables por no tener conciencia e invertir más en lo único, que al parecer, esta bien hecho en esta ciudad dantesca, pero, el sindicato también es culpable de que el próximo 14 de octubre, muchas personas no puedan ir a laborar, entre esas personas, médicos, enfermeras, obreros que viven al día, pero…. Esos mismos usuarios son los culpables de muchas de las pésimas condiciones en las que esta el metro, maltratando el inmobiliario, tirando basura, orinando en las escaleras eléctricas, no acatando simples normas de uso, pero, a la vez las autoridades son las culpables, porque al mantener en pésimas condiciones las instalaciones y no hacer una intervención real, integral y funcional, se produce el efecto de “la teoría de las ventanas rotas”, lo que lleva al usuario a decir “si ellos no lo cuidan, ¿por qué yo sí?, lo que a su vez, es culpa del sindicato por no tener margen de maniobra al interior del metro para solventar todos los gastos, etc., etc., ETC.

¿Se entiende por donde va el asunto?, sí… EL METRO ES LA COLUMNA VERTEBRAL DE LA CDMX, pero, “como buenos mexicanos”, poco o nada nos ha importado la salud de esa columna, la cual, de milagro sigue manteniéndonos de pie, el conflicto no va por un aumento de salario, ni por un parón de actividades (cual berrinche), sino, por la pésima cultura de administración, responsabilidad y cuidado que poseemos como sociedad, pero, habrá que ver como se “soluciona” todo esto, sí… NO se entiende la CDMX sin el metro, pero…. Tampoco se entiende el como creemos que con 5 pesos es suficiente para mantener tremenda red, menos se entiende el que, una demanda justa afecte al resto de la población y mucho menos que no se le de prioridad a una mega obra con ¡MEDIO SIGLO DE ANTIGÜEDAD!

JR Brindiz


Leído 348