El conflicto Estados Unidos - Irán, para dummies

La rivalidad entre Estados Unidos e Irán parece haber iniciado durante la llamada crisis de los rehenes, en donde la embajada de Estados Unidos en Teherán (capital de Iran) fue tomada en 1979 y en donde secuestraron a personal y ciudadanos estadounidenses por 444 días. Eso generó que Estados Unidos rompiera relaciones diplomáticas con Irán y comenzaran décadas de imposición de sanciones económicas y tensión entre ambos países.

El sha Mohamed Reza Pahlevi y Jimmy Carter durante una visita del dirigente iraní a Washington.
Jimmy Carter fue el último presidente estadounidense hasta la fecha en viajar a Irán, con quien Estados Unidos rompió relaciones en 1980 

Nuevamente, en 2018 reinició nuevamente la tensión entre ambos países cuando el presidente de Estados Unidos Donald Trump se retiró del acuerdo nuclear iraní firmado en 2015 por su antecesor Barack Obama para garantizar el carácter no militar del programa nuclear iraní. El pacto había implicado levantar las sanciones contra Iran, pero el presidente Trumpo lo consideró un "desastre" y reimpuso sanciones que se han extendido e incrementado con el tiempo. Entre ellas, restricciones a las compras de Irán de dólares, el comercio de metales (acero y minería suponen la segunda mayor fuente de ingresos de Irán después del petróleo) carbón, sanciones a la industria del software y el sector automotor. También impuso sanciones para evitar la venta de petróleo iraní al extranjero.

La orden del presidente de Estados Unidos de atacar al general Qasem Soleimani, el poderoso y temido jefe de la fuerza Quds de Irán, elevó nuevamente la tensión entre los dos países, por ello, el líder supremo iraní, el ayatolá Alí Jamenei advirtió que los responsables "deben esperar una dura venganza".

En algún momento Irán y Estados Unidos fueron socios

En la guerra contra el Estado Islámico o ISIS iraníes y norteamericanos estuvieron del mismo lado. El 20 de marzo de 2003 una coalición liderada por Estados Unidos invadió Irakpara destruir supuestas armas de destrucción masiva que tenía el ISIS. Días más tarde los estadounidenses entraron en Bagdad (la capital), donde uno de sus blindados, ayudado por un centenar de iraquíes, derribó la estatua de Sadam Husein. La escena simbolizó la caída de la capital y del régimen, aunque seguían los combates. Al derrocar al régimen del presidente Sadam Husein, Estados Unidos pasó a controlar los asuntos iraquíes. Estados Unidos fijó un administrador civil y anunció la disolución de los órganos de seguridad. Pero en octubre un informe estadounidense del Grupo de Inspección reconoció que no se habían descubierto armas de destrucción masiva. Mientras tanto el gobierno iraní y los proiraníes se infiltraron en el sistema puesto en marcha por Washington. Los pro-iraníes acumularon un arsenal gracias a Irán, pero también a lo largo de años de combate junto con los estadounidenses, en particular contra el Estado Islámico (EI).

En junio de 2004, la coalición transfirió el poder al gobierno interino. Se disolvió la Autoridad Provisional de la Coalición. Las primeras elecciones multipartidistas en más de 50 años se celebraron en 2005. Los últimos soldados estadounidenses abandonan Irak en diciembre de 2011, poniendo fin a casi nueve años de ocupación y dejando el país sumido en una grave crisis política.

En enero de 2014, yihadistas del grupo Estado Islámico en Irak y Levante (EIIL) y miembros de tribus hostiles al gobierno tomaron el control de varias ciudades de Irak y el 29 de junio, la organización proclamó un "califato" que pasó a llamarse Estado Islámico (EI). Para entonces el EI controlaba entonces un tercio de Irak.

Con la ayuda de una coalición internacional dirigida por Washington, las fuerzas iraquíes lanzaron un contraofensiva y expulsan al EI de todos los centros urbanos. Las autoridades proclamaron la victoria contra esta organización terrorista en diciembre de 2017. Irán, que apoyaba al grupo paramilitar iraquí Hashd al Shaabi —clave en la lucha contra el EI—, se convirtió en un influyente aliado y socio comercial más importante de Irak y también su influencia en el país.

El 1 de octubre de 2019, emerge un movimiento de protesta contra la corrupción, el desempleo y la escasez de servicios públicos, así como contra el gobierno y la influencia iraní.Desde ese momento, se registraron al menos 12 ataques contra bases militares iraquíes donde se encuentran desplegados militares estadounidenses. Alrededor de  5.200 soldados de Estados Unidos están presentes actualmente en territorio iraquí como parte de la coalición antiyihadista.

La muerte del general Iraní Qasem Soleimani

En el cruce de estos enfrentamientos entre Estados Unidos e Irán, el 27 de diciembre se produjeron lanzamientos de cohetes y proyectiles contra intereses estadounidenses en suelo iraquí lo que provocó la muerte de un contratista norteamericano. Lo que generó un ataque norteamericano contra posiciones de algunos batallones de las milicias iraquíes en el oeste de Irak el día 29. En ese ataque, según la milicia iraquí llamada Multitud Popular, fallecieron 25 de sus hombres y más de 50 resultaron heridos.

El hecho provocó a su vez que el 31 de diciembre seguidores de la Multitud Popular —coalición formada principalmente por milicias chiítas proiraníes, que tiene el respaldo de Irán y que está integrada en el Estado iraquí— asaltaran la Embajada estadounidense en Bagdad, lo que hizo recordar a la Casa Blanca el antecedente del episodio de Teherán en 1979.

E 2 de enero, Trump autorizó un ataque aéreo en Bagdad para eliminar al jefe militar más importante de Irán Qassem Soleimani. Trump justificó la acción en que tenían información de que Soleimani estaba preparando atentados contra objetivos estadounidenses, y que era mejor actuar para “parar una guerra”.

¿Por qué era tan importante Soleimani?

Era el hombre clave de la influencia iraní en Oriente Medio, donde reforzó el peso diplomático de Teherán, sobre todo en Irak y Siria, dos países donde Estados Unidos está implicado militarmente. Además era el comandante de los Guardianes de la Revolución, el ejército ideológico de la república Islámica de Irán.

¿Es probable una guerra?

Irán prometió "una dura venganza en el lugar y el momento adecuados". El presidente iraní, Hasan Rohaní, advirtió este sábado a Estados Unidos de que las repercusiones por el asesinato del comandante de la Guardia Revolucionaria Qasem Soleimaní tendrán su eco en la región ahora y en los próximos años. "Los estadounidenses no se dieron cuenta del gran error que cometieron; los efectos de este error los verán no solo hoy sino a lo largo de los próximos años", subrayó Rohaní durante su visita a la familia de Soleimaní. Según Rohaní, el ataque "permanecerá en la historia de sus mayores crímenes inolvidables contra la nación de Irán".

El presidente destacó que Soleimaní "no era solo un comandante de guerra y un importante planificador de operaciones, sino que también era un político y un estratega excepcional y talentoso". Por ello, aseguró que "los jóvenes iraníes siguen y aman el camino" trazado por el comandante de la Fuerza Quds y que en Irán "se crearán si dios quiere decenas de generales Soleimaní". "Sin duda, si EE.UU. era odiado antes, hoy es mucho más odiado tanto entre la gente de Irán como la de Irak", agregó afirmando que también en Irak, el general era muy influyente.

La respuesta

Cinco días más tarde, Irán atacó con misiles, bases de Estados Unidos y dijeron que eso era "solo una bofetada". "La presencia corrupta de EE. UU. debe terminar", dijo el guía supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei. A lo que Trump respondió: "¡Tenemos el Ejército más poderoso del mundo!", en clara advertencia.

La última vez que Estados Unidos fue a la guerra en el Medio Oriente fue en 2003 en Irak. Aunque Estados Unidos superaría militarmente a Iran, el punto clave sería la estabilidad y el costo para la economía global por el factor petróleo.


Leído 237