Ella es Calamity, la perra sordo-ciega

Calamity es una perra de dos años, de Baltimore, Maryland. Nació sorda y se quedó ciega antes de cumplir su primer año de vida. Afortunadamente sus dueños siempre buscaron alternativas para que pueda llevar una vida lo más normal posible. Gracias a ello, Calamity es capaz de realizar trucos gracias a su sentido del tacto

Esta discapacidad hace imposible, entre otras cosas, interpretar el lenguaje corporal de otros animales o responder a una señal acústica. Sin embargo, ante la ausencia de dos de sus sentidos, el sentido del olfato y del tacto se desarrollan mucho más, llegando a convertirse en un gran apoyo para estos animales.

Su dueña, Amanda Fuller, de 27 años, se ha centrado en entrenar a Calamity para guiarse por su sentido del tacto e incluso de realizar algunos trucos. “Entrenar a un perro sordociego es diferente, pero no mucho más difícil que entrenar a un perro normal. Ella aprende las cosas de la misma manera que el resto de perros. Solo tenemos que dar nuestras órdenes de manera diferente, a través del tacto”, explicó Amanda.

Según la joven, “Calamity tiene todavía mucho potencial para aprender muchos trucos nuevos”, y continúan trabajando en ello todos los días.


Leído 99