No es culpa de Interjet

Como es público, por más que lo busquen negar, la crisis de Interjet es a todas luces insostenible, sin embargo, “no es culpa del indio, sino de quien lo hace compadre”, y no es mamada vacilada, solo reflexionemos sobre los siguientes puntos.

No es culpa de Interjet haber comprado aviones rusos defectuosos ni de haber estrellado uno en el AICM. Tampoco es su culpa deberle al SAT una cantidad faraónica (palabra favorita contra el NAIM) de impuestos desde años pasados. Menos cancelar cientos de vuelos dejando a miles de incautos viajeros, sin viaje. No es culpa de la empresa encabezar la lista negra de la PROFECO, las multas y las públicas llamadas de atención. Tampoco su culpa deber como 400 millones de dólares además del SAT, a SENEAM, AICM, ASA, Migración sin que la Secretaría de la Función Pública mueva un dedo (léase casas y respiradores marca Bartlett).

También es inocente de que sus arrendadores le hayan quitado 59 aviones Airbus en dos meses por insolvencia. Tampoco es culpable de que los “mentirosos” de la IATA la haya suspendido por no pagar las facturas de un  “injusto” proveedor de nombre Amadeus. Falso de toda falsedad que los únicos 3 aviones rusos que le quedan funcionando tengan dudosos niveles de seguridad.

También puedes leer: IATA suspende a Interjet por impago de membresía.

Mentira que la aerolínea del asterisco blanquiazul esconda su información financiera desde hace un año. Calumnia que digan que incumplió a Televisa un contrato millonario. Fake news el video donde su Director dijo a los empleados que “el paciente”, desde que él llegó (en 2019), estaba muerto. No es su culpa haber tapado los sellos que puso el SAT al embargar su propiedad de polanco (se taparon solitos), menos de que le hayan incautado 4 aviones chatarra el fin de semana en el AICM.

Interjet no es culpable de la típica historia de empresario rico, empresa pobre. Inocente de ser la Mexicana segunda parte que deja miles de profesionales inocentes sin empleo por falta de seriedad y honestidad en los negocios. Es una locura afirmar que siguen vendiendo boletos de vuelos que no volarán.

Para acabar pronto, es inocente de que no le crean que es culpa del COVID19.

No, no es su culpa, es de los soberbios que desde sillas prestadas, los han hecho compadres. Cuando los altos funcionarios romanos celebraban sus triunfos, algunos del “pueblo sabio” les decían en latín “Cave ne cadas” (cuida de no caer). Según algunos, es una premonición para dictadores y corruptos.

La buena noticia es que la justicia es divina. El tiempo y las benditas redes sociales lo dirán. La culpa no es del indio sino del que lo hace compadre.


Leído 2123