La historia de la noche que Freddie Mercury y Lady Di salieron de fiesta a escondidas

Lady Di y Freddie Mercury fueron grandes amigos durante muchos años. Lo suyo iba más allá de una simple relación entre fanática y artista.

Una noche de 1988, el vocalista de Queen invitó a la princesa Diana a desconectarse un poco de su exigente agenda y salir de fiesta. Sin embargo, ella tenía mucho miedo de hacerlo porque no quería ser perseguida por la prensa y tener problemas con la realeza por esas salidas inapropiadas. La solución que ambos encontraron es que Diana, quien entonces tenía 27 años, se disfrazara y saliera vestida de militar. De esa manera pudo ingresar sin problemas al Royal Vauxhall Tavern, un reconocido bar de la comunidad LGBTQ. Fue el propio Freddie quien la disfrazó y de esa manera, la esposa del príncipe Carlos disfrutó del anonimato por esa noche.

También puedes leer: La ciencia nos explica por qué la voz de Freddie Mercury era tan especial

La experiencia le gustó tanto que se repitió un par de veces más: el carisma de Mercury se robaba toda la atención y ella podía sentirse libre, bailar y tomarse algunas copas sin que los lentes invasivos de los paparazzi se dieran cuanta de que estaba ahí.

Imagen


Leído 136