La identidad mexicana es un estilo de vida, para toda la vida

*Te recomendamos esta rolita para acompañar tu lectura

“Lejos de revueltas, hay admiración. Nada es más admirado en México que el gran chingón.”
.- Carlos Fuentes


En la antesala del 15 de septiembre y su respectiva “noche patria”, es inevitable no pararse a reflexionar sobre lo que realmente celebramos año tras año, porque seamos sinceros, nuestra historia nacional a pesar de ser basta y extensa, no siempre suele ser de nuestras materias de estudio favoritas, ya sea en la escuela o en nuestra curiosidad diaria o ¿acaso te sabes los nombres completos de todos y cada uno de los implicados en el movimiento independentista?, ¿sus intenciones reales?, ¿los trasfondos ideológicos y pragmáticos?, en fin, es mejor resumirlo en que una buena noche el cura Hidalgo llamo al pueblo a levantarse en armas al grito de “¡Viva México!”

Y es que “vivir en México”, no solo es cosa de tener los dos pies pegados al suelo nacional, no, en lo absoluto, realmente “VIVIR EN MÉXICO”  implica un centenar de ideas, creencias, modismos, defectos y por supuesto estilo, ese tan característico que nos ha llevado a ser una de las nacionalidades más fáciles de identificar a lo largo y ancho de este basto mundo, solo basta un gesto, una palabra, una acción de nuestra parte para que cualquier extranjero se aventure a argumentar con la mano en la cintura: “Hey, tú eres mexicano ¿verdad?"

Bien, agárrense de donde puedan porque este será un viaje a través de esas cosas que nos caracterizan como mexicanos:


1. El tiempo se mueve con nosotros

“Ahorita”, una frase tan simple pero tan infinitamente versátil, porque el ahorita no entiende definiciones gramaticales, verbales y por supuesto temporales, el ahorita es cuando uno quiera y al rato o más al rato si es que no queremos, “ya ahorita voy” cuando la necesidad es real, “ahorita vemos que pedo” cuando no tenemos ni una chingada idea o “ahorita se te pasa” como esa promesa que una madre le hace su hijo con la fe de que en verdad esté bien, no… en definitiva no tenemos la puntualidad que presumen en Japón o en Inglaterra y mucho menos si ya taparon la avenida porque no hay agua en la colonia o si el metro va jugando a ver quien se desespera primero, pero, no hay nada que un ahorita, no pueda convertir en algo eterno.


2. Que no nazca quien tenga mido de morir

Y ahorita que lo pienso, es que, como nos piden que tengamos puntualidad en hacer las cosas, si nosotros ya sabemos que… hasta después de muertos podemos venir aunque sea una vez al año a hacer todo lo que dejamos pendiente y porque no, hasta echarnos un panecito y un taquito para el camino, porque, la muerte nos tiene el miedo que nosotros no le tenemos al carro que viene cruzando, pues total “ni modo que me atropelle”, el pedo viene cuando ese cabrón dice: “pues ni modo que no se quite”, y es que es cierto, nosotros no nos quitamos ante nada y el que se sienta gallo que saque el primer picotazo y nos damos, bien peleoneros, bien aventados, bien valientes y eso no solo para nuestros intereses, sino, también cuando se presentan los desastres.


3. Mi hermano, hijo de otra madre

Porque para desastres podemos llenar un millar de hojas, redactando cada una de las tragedias de las cuales, inclusive sin haber nacido, ya fuimos, somos y seremos parte, a muchos no nos toco el 85 pero la fecha nos impone respeto, no en todos lados padecemos inundaciones pero comprendemos lo duro de perderlo todo y ojala no todos sepamos lo que es quedarse en medio de una balacera, que por culpa del pinche gobierno uno de nosotros ya no llegue a la cena, pero, sin habernos topado antes, sabemos quitarnos el sombrero con el que nos pintan, pero, no para orear la cabeza, sino, para ponernos a chambear y ver como podemos ayudar a ese que podríamos ser nosotros y no tanto porque nos pueda pasar, sino, porque después de tanta mamada muy en el fondo sabemos que si no nos echamos la mano, nada ni nadie más lo hará, en un país sí… medio gacho, pero afortunadamente lleno de buenos corazones, al menos, la gran mayoría.


También puedes leer: "El bicho, la inundación y el sismo: "aunque te quites y aunque te pongas"



4. Podrá ser horrible, pero es mío

Y es que esa es la neta, vivimos y habitamos entre la inmundicia, coladeras que se desbordan gracias a que no entendemos que la calle no es para tirar basura, porque no entendemos de reglas, la vida misma es un reto para el mexicano, porque, podrás poner miles de señalamientos, leyes, multas y condenas, pero, pobre de ti si te topas con alguien decidido a hacer algo que se le hinchen los huevos, “No grafitee” y ¡pum! A la mañana siguiente el placazo del barrio, “no puede meter comida” y ¡mocos! Tremenda olla de guisadito con sus tortillas y su refresco, pero… ya le dijimos que “no vaya para allá” y pues bueno, resulta que ese día ese alguien tenia muchas ganas de ir para allá… lo sé, lo sé es horrible y eso que no estamos hablando del desmadre que provoca el narcotráfico, las ratas en el gobierno y en general todo aquello en lo que estamos sumidos, pero… ¡EY!, CUIDADO Y DIGAS ALGO DE MI MÉXICO QUE TE PARO TU MADRE, ¿OÍSTE?


5. El ombligo de la luna

Porque todo mundo sabe que… para oír bien hace falta colocarse en una posición especial, una posición que solo 128 millones de pelados y peladas pueden poseer y esa es claro, “estar en el centro u ombligo de la luna”, eso, sin contar a toda esa bandita que ya anda por otros lares del mundo mejorando a la raza, porque así somos, mexicanos bien mexicanos hasta fuera de las fronteras, con esas malditas ganas de juntar un dinerito y largarnos a un lugar mejor, lejos del desmadre que hay acá, pero, con la eterna maldición de dejar una parte de nosotros en el proceso, porque allá afuera no hay tortillas, no hay sonideros, no hay situaciones surrealistas, bendecidos somos y tanto potencial tenemos, pero, mientras no nos falte el taco que el mundo siga girando, al fin, que nosotros estamos en otro plano.

Algunos dirán que nada de lo que aquí se dijo es cierto y está bien, lo único cierto es que todos lo sabemos, lo vivimos y somos parte inherente de ello, lo único que si quiero pedir es que viva México, pero no a lo pendejo.

JR Brindiz


Leído 140