El fenómeno “Aleks Syntek” y cómo mantenerse relevante a huevo

“El cielo de la fama no es muy grande, y cuántos más en él entren a menos toca cada uno de ellos”.
.- Miguel de Unamuno


Ser un artista no debe ser tarea fácil, más allá del reconocimiento, el dinero y la plusvalía por el simple hecho de existir, tiene siempre un lado amargo, casi invisible pero no por eso ligero de sobrellevar.

En un mundo en el que… cualquier persona posee en sus manos el instrumento ideal para exponerse y darse a conocer ante el resto, la fama ha cobrado cierto valor especial, más del que tenía en épocas pasadas por simple antonomasia, es decir, para ser famoso ya no hace falta todo un ejército de guionistas, productores, maquillistas, asesores, ejecutivos, managers, etc, etc. ¡NO!, actualmente para ser famoso solo basta un golpe de “suerte” o si lo quieres de una forma más profesional… encontrar un nicho de mercado y darles lo que quieren, tan fácil como eso… ¿Verdad?

La palabra “Trend”, en español “Tendencia”, hace referencia a lo último que está de moda en las redes sociales, hay trends de bailes, retos, ideas para editar un video, etc., Acá el límite es la imaginación de los usuarios y claro, cuanto le guste a los mismos… y es que, para ser famoso ni siquiera tienes que ser el primero en hacer algo, con que encuentres o tengas cierto diferenciador ya estás del otro lado, pero… ¿Qué pasa cuando la novedad comienza a diluirse?

Es cierto, un chiste contado dos veces puede que te dé gracia, pero ni de lejos te provocará el mismo éxtasis de alegría que en la primera vez, será por el factor sorpresa o porque te lo pensaste mejor y no es tan cool como parecía, el punto es que, para ser famoso hace falta reinventarse constantemente y no me refiero a cambiar completamente de la noche a la mañana, sino, irse adecuando a lo que ahora quiere el nicho de mercado que conseguiste, lo cual, puede ser muy pero muy contraproducente de la noche a la mañana.

El lunes 13 de septiembre no será recordado como una fecha importante, pero, lo que sí será recordado de ese día es el tremendo ridículo que se aventó Aleks Syntek en TikTok, pero antes… ¿Has estado en una situación de este tipo?, Imagina que estás muy a gusto haciendo tus cosas y de la nada llega una persona a restregarte en la cara algo que no te interesa, no le preguntaste y no es relevante, a la par de que esa persona se pone intensa, tratando desesperadamente que le pongas atención, elevando la voz y esperando que de la nada le des tu aprobación, bueno… eso fue lo que pasó con Aleks:
Más tardo Aleks en subir el video a su cuenta, que el resto de usuarios en destrozarlo a diestra y siniestra con miles de parodias y chistes, desde algunos muy sutiles hasta los que completamente dejaron salir su odio reprimido y lo atacaron con todo, en este punto, estamos todos de acuerdo que hizo un mega ridículo, pero… no es tanto lo que hizo, sino, porque lo hizo: el mantenerse en el ojo público.

Acá no vamos a discutir sobre si su música es buena, si el pop mexicano es relevante, no, nada de eso, lo cierto es que para alguien que vive en el mundo del espectáculo llámese actor, cantante, comediante, etc., Es fundamental estar en el radar del mundo, es más, es una regla hasta básica de comercio… si no le dices al mundo lo que estás vendiendo, pues nadie te va a comprar.


También puedes leer: "Así fue la pelea entre Machine Gun Kelly y Conor McGregor de los MTV VMAs 2021"



En un mundo atascado de “Influencers”: misóginos, agresores sexuales, prepotentes, divas, incómodos, con prácticas auto lesivas o cuyo único talento es salir en brasier y mover el culo, solamente se fomenta que el precio de la fama sea cada vez más accesible pero NO barato, algo bastante irónico… ¿No te parece?

Como el caso de Aleks Syntek hay muchos, ahí están Alfredo Adame y Carlos Trejo, ahí está todo Multimedios, ahí están los de Acapulco Shore y similares, no será la última vez que veamos algo de este tipo… puesto que: “el fin, justifica los medios” escribió Maquiavelo en El Príncipe, pero… ¿Y si nuestros medios nos están llevando al fin del valor real de las cosas?, como sea, “Quítale lo aburrido y ponle lo divertido”, solo que lo divertido es cada vez más cuestionable.

JR Brindiz

Leído 288