Programas anteriores



Disco de la semana



Discos anteriores



Lo más destacado


El Harén de Hendrix en Chelsea

Por Xavier Valiño 

Busquen en la mayor central de reservas online del mundo el número 11 de la calle Edith Grove en el barrio de Chelsea, en Londres. Por una cantidad que supera las tres cifras se puede reservar un apartamento. Sería como cualquier otro del hoy exclusivo barrio de la capital inglesa si no fuera por un pequeño detalle: allí tuvo su estudio el fotógrafo David Montgomery, un neoyorquino de Brooklyn que retrató a The Who, The Rolling Stones, Paul McCartney

Mayor interés tiene por haber sido durante cuatro horas de un día del verano de 1968 el lugar donde 19 mujeres posaron desnudas para la portada inglesa de Electric Ladyland de Jimi Hendrix. Es la portada suya más recordada y, sin embargo, Hendrix no tuvo nada que ver; es más, él quería que su disco llevase unas fotografías que Linda Eastman (más tarde, señora McCartney) les había tomado en Central Park de Nueva York, y así se lo exigió por carta a su compañía.

También puedes leer: De cuando Jimi Hendrix tocó en el "Barón Rojo" del aeropuerto de la CDMX

Sin respetar su idea, fueron los responsables del sello Track, Kit Lambert y Chris Stamp, los que tuvieron la idea de que el disco de Hendrix mostrase un harén de ‘damas eléctricas’ a partir del título del disco, algo que ya habían hecho con mujeres desnudas con estilo victoriano en un póster que acompañaba la edición del single “Pictures of Lily” de su grupo estrella, The Who. El diseño de la portada se lo encargaron a David King (director artístico de la revista Sunday Times) quien, con solo 36 horas por delante,  llamó a uno de sus colaboradores, el fotógrafo David Montgomery.

David King y Chris Stamp se dirigieron entonces a algunos clubes de Londres como el Speakeasy con la intención de reclutar a chicas que pareciesen reales, en la línea de las fotografías de Harry Peccinotti y David Hillman para la revista Nova, justo lo contrario a lo que mostraban publicaciones tipo Playboy. Les aseguraron que Jimi Hendrix estaría allí y les ofrecieron unos 6 euros a cada una si se prestaban a aparecer en topless. Ya en el estudio, al ver que eran reticentes a ir más allá, les prometieron otros 3 más si se quitaban las bragas. Les pagaron, sí, pero al guitarrista ni lo olieron; se hallaba al otro lado del Atlántico.

Montgomery hizo su trabajo colocándolas delante de un fondo negro. Como con Hendrix no podían contar, se decidió que apareciese en la portada en tres imágenes que portarían las chicas, dos de ellos retratos del músico, y el tercero, la portada de Axis: Bold as Love. Así se tomó la imagen más icónica de su discografía, que nunca le gustó. Eso sí, si alguien reserva hoy el apartamento, que no espere encontrar ropa interior de las chicas. El lugar es hoy otra cosa bien distinta.

via ultrasonica


Leído 89