949 personas privadas de la libertad sin sentencia, votarán por primera vez desde la cárcel

“No creo en la venganza, pero a mi primo lo mataron y la autoridad no hizo nada, tuve que ajustar cuentas con su victimario. Por eso estoy aquí”. Genaro, 19 años.

“Vivimos en una sociedad donde la crítica es muy fuerte, a mi hija de seis años la molestan porque su madre está en la cárcel, y la adolescente que es la que cuida a la chiquita, está comenzando a drogarse”.  Laura, 30 años.

 “El Topo Chico era un penal endemoniado, tengo recuerdos que aún me cuesta trabajo procesar, hoy vivo más tranquilo aquí en Apodaca”. Gabriel 39 años.

Gerardo cometió un error pues la justicia nunca llegó a su vida.  Reconoce que en su comunidad no hay acceso a servicios básicos, la escuela quedaba muy lejos y la policía no entraba en el cerro. Él ama practicar basketball, su deseo era que alguien lo hubiera visto y recomendado para jugar profesionalmente.

Laura es una madre, que se encargaba de cuidar a sus cuatro hermanos menores desde que tenía 13 años. Cometió un delito a los 19 años, creyendo que así podría solucionar la vida de sus hermanos y sacar adelante sus estudios. Actualmente es responsable de la biblioteca del penal y realiza artesanías que vende su hermana afuera, para poder seguir manteniendo a sus hijas.

Gabriel fue sentenciado por un robo, vivió en el Topo Chico, un penal con completo autogobierno, tomado por la delincuencia organizada, lo describe como un lugar endemoniado, no se podía ser neutral, tenía que trabajar para los grupos que operaban para salir vivo. Hoy desde Apodaca.

Aquí el pliego petitorio de personas que como Gerardo, Laura y Gabriel trabajaron en los talleres que Reinserta acompañó.

Pliego petitorio de mujeres y hombres privados de la libertad, y adolescentes en conflicto con la ley

A.      Mujeres:

1.       Me gustaría que hubiera capacitación del personal policial y penitenciario, así como protocolos para la detención e ingreso a los centros, para que no maltraten a las personas enfrente de nuestros hijos.

2.       Tengo una hija con parálisis cerebral, y me gustaría que hubiera apoyo para hijas e hijos con capacidades diferentes, hay varias compañeras con hijos en esta situación.

3.       Me gustaría que hubiera programas de actividades recreativas familiares, con mejores espacios para cuando me visitan, que tengamos un lugar donde convivir, y jugar con nuestros hijos y que tengan más cuidado cuando los revisan para ingresar.

4.       Mi hija nació en la cárcel y yo no puedo trabajar porque la tengo que cuidar y hay muy pocas oportunidades, necesitamos una guardería para que esté bien psicológicamente y yo pueda ganar dinero para mantenerla.

5.       Necesitamos un Doctor para nuestros hijos e hijas, que haya atención médica especializada infantil.

6.       Para que las y los adolescentes no acaben como nosotras, debe de haber programas de prevención de adicciones y educación sexual.

7.       Mis hijos afuera están dejando de estudiar, porque no les alcanza para pagar la escuela, necesitamos que haya apoyo económico para la educación de nuestros hijos.

8.       Me gustaría irme con libertad bajo arraigo, para poder cuidar a mis cuatro hijos.

B.      Hombres:

1.       Me gustaría que la familia sea un pilar de la reinserción social. Que venga estipulado en la Constitución. Sin mis hijas e hijos y sin mi pareja, no tengo nada.

2.       Me gustaría que mi familia allá fuera no sufra, que tengan lo mínimo indispensable para vivir bien, el Gobierno puede hacer mucho para cuidarlos.

3.       Me gustaría que los custodios estuvieran mejor capacitados, para hacer su trabajo diariamente.

4.       Me gustaría que mis hijos no sientan vergüenza cuando vienen a visitarme, que vean este lugar como un espacio transitorio y que no me etiqueten.

5.       Me gustaría que todos los penales cuenten con áreas de visitas, y visita conyugal dignas.

6.       Me gustaría capacitarme aquí en lo que me gusta y poder empezar a trabajar en algún oficio, para enviarle dinero a mi familia porque no sé cómo viven.

7.       Ahora por la pandemia, me gustaría tener más comunicación con mi familia, crear áreas abiertas para que su visita sea más larga.

8.       Me gustaría que mi familia pueda tener un fondo de ahorro con lo que yo pueda aportar, o pudieran acceder a préstamos para ir pagando poco a poco y puedan vivir bien.

C.      Adolescentes.

1.       Me gustaría que en mi barrio se recobre la vida digna de todos los que viven ahí. Quiero que existan instalaciones y servicios públicos de calidad, seguridad en las calles y autoridades que garanticen la jusitiia.

2.       Me gustaría que en las escuelas los estudiantes escuchen sobre la prevención de la violencia, reconocer cuando ejercen violencia, una clase de cómo puedo resolver un conflicto de manera pacífica, sobre qué significa y cómo puedo practicar la equidad de género para tener un hogar sin violencia familiar.

3.       Ya que estoy aquí encerrado, me gustaría utilizar mi testimonio para que las y los chavos me puedan escuchar, que conozcan mi historia y pueda ayudarles a llevar una vida libre de violencia.

4.       Me gustaría que los candidatos a ser gobernadores y los siguientes diputados dejen consumir marihuana para uso lúdico.

5.       Me gustaría recibir aquí en la comunidad de internamiento, un programa de mentoría y emprendimiento social para ver cómo puedo poner mi negocio y no delinquir de nuevo.

6.       Sí tenemos acompañamiento psicológico, pero me gustaría que a las sesiones viniera algún familiar para trabajar en conjunto.

7.       Me gustaría tener acceso a más actividades comunitarias en arte, deporte y entretenimiento.

8.       Me gustaría que existieran instituciones de gobierno, que estén más al pendiente de lo que nosotros como jóvenes necesitamos.

Estás y otras propuestas, están basadas en testimonios e historias de vida, por parte de mexicanas y mexicanos, que buscan desde las rejas que los políticos de nuestro país, muestran en sus gobiernos, con el objetivo de que logremos entre todas y todos; un México con más justicia y reinserción social.


Leído 146