“No cabe duda, Estados Unidos ya nos superó”: Desastroso el año futbolístico para México

Lo que muchos creían imposible o cuando menos tomaban a broma, parece ser que se ha cristalizado ante nuestros ojos y ahora, radiante como diamante, nos deslumbra ajenos mientras nos hundimos en la oscuridad de nuestra derrota, no fue nuestro día, nuestro mes, tampoco nuestro año y al parecer mucho menos nuestro juego.

El 25 de agosto tiene altas probabilidades de quedarse marcado en la historia, como el día en que Estados Unidos confirmo (por fin), su superioridad futbolística sobre México, decía Arrigo Sacchi (histórico técnico del AC Milan): "El fútbol es la cosa más importante entre las cosas menos importantes".

Y es que, cuando el vecino incómodo te supera en calidad de vida, capacidad armamentista, economía, educación, ordenamiento social, etc. Lo único que nos quedaba, el fútbol, también nos fue arrebatado, sí… así como Texas en aquellos añejos años.

Para prueba un botón, fue el domingo 6 de junio cuando la selección nacional se enfrentó al similar de Estados Unidos, en lo que sería una de los encuentros más dramáticos en la historia entre ambas escuadras, con marcador de 3-2 en tiempos extras, Estados Unidos se coronó campeón de la Concacaf Nations League, así es… una final que perdimos o que ellos ganaron.

Pero, “la vida y el fútbol siempre te dan revanchas” y la oportunidad ideal para demostrarlo se vislumbró en forma de "La copa oro", a empujones y como diera lugar, México de nueva cuenta se instaló en la final ante nada más y nada menos que… ¿La selección “C” de Estados Unidos?, cómo sea, era momento de redimir el tropezón pasado.

La cita fue el 1 de agosto, el público presente era mayoritariamente tricolor pero… el fútbol no se trata de cuántos apoyen sino de cuántos goles puedas meter más que tú rival  y así, con esa sencilla encomienda a Estados Unidos solamente le basto 1 gol para convertirse en el flamante campeón de la confederación… así es, nuevamente ellos ganaron o nosotros perdimos.

Para este punto los medios especializados se encargaban de tundir el accionar nacional, entre los pasillos y las redes sociales se rumoreaba el “efectivamente ya nos superaron”, pero… aún había un esbozo de esperanza, si en nivel selección no se pudo, lo más probable es que a nivel liga si se pudiera, es decir, echando mano de todo el talento extranjero con el que cuenta nuestro futbol, sería más que fácil imponerse como la mejor liga, pero… esto ya parece un bucle sin fin.

25 de agosto la fecha, All-Star Game: MLS vs Liga MX, era el evento, el público estaba expectante, sí o sí México debe ganar este encuentro, no importa nada, esta es nuestra noch… la Liga MX perdió 2-3 en tanda de penaltis luego de un escuálido 1-1 en tiempo regular, nos aplicaron la ley 3 de 3 (y no, no hablamos de aquella iniciativa ridícula de la 4T), sino de 3 veces ellos ganaron y 3 veces nosotros perdimos.

También puedes leer: "La FEMEXFUT y su hipocresía"


Mejores en selección mayor, mejores con una selección alternativa y mejores en calidad colectiva como liga… México comienza a cosechar el haberse dormido en sus laureles como el majestuoso “Gigante de Concacaf”, de nada vale el talento si se sigue fomentando la presencia de vacas sagradas solo porque son atractivos desde el marketing, tampoco se llegará lejos si en vez de apoyar el talento nacional se siguen trayendo jugadores petardos desde Sudamérica y ahora también desde Europa, y mucho menos conseguirnos algo si la corruptela es sinónimo de negocio sobre lo deportivo.

El tricolor perdió 3, eso por supuesto no afecta nuestra vida diaria, pero que a nadie sorprenda si Estados Unidos llega al famoso quinto partido mientras nosotros al mismo tiempo (como de costumbre), estamos ya a 3 minutos de aterrizar en suelo nacional.

JR Brindiz

Leído 311