"Quien no es feliz, es porque no camina": ¿Cuál es el impacto real de esta actividad en nuestra vida?

*Te recomendamos esta rola para acompañar tu lectura


“Caminando en línea recta no puede uno llegar muy lejos”
.- Antoine de Saint-Exupéry (1900-1944) Escritor francés.


Seamos honestos, en México podremos ponerle picante al picante, pero, hacer ejercicio jamás será una de nuestras prioridades, creo que en este punto de la historia no hace falta recordar los altos índices de sobrepeso y obesidad presentes en cada nivel de la sociedad mexicana, niños, jóvenes, adultos, es evidente que nuestros hábitos alimenticios no son los mejores, la grasa saturada y el exceso  de calorías es inherente a nuestra gastronomía tradicional, pero, bien dicen: “los tamalitos no engordan, el que engorda es uno” y bajo nuestra picardía irresponsable el problema no ha hecho más que extenderse inevitablemente.

Pero acá no venimos a hablar de los males ni de porque son malos, sino, de una forma en la cual podemos combatir dichos males, el ejercicio como tal, esta tenido por muchas personas como algo completamente tabú, como esa cosa que hacen los locos a los que les gusta sudar, cansarse y que les duela el cuerpo y en parte tienen razón, cuando activamos nuestra maquinaria orgánica es inevitable que entre en calor y por ende que busque regularse mediante la sudoración, pero, en cuanto a lo otro, lo del que el cuerpo duele no es una regla generalizada.

El dolor post ejercicio solo se debe a dos razones, la primera tiene que ver con una lesión y la segunda a una sobre estimulación de los músculos (hipertrofia), pero… si nuestro objetivo no es terminar mamadísimos como Arnold Schwarzenegger y si hacemos actividades físicas de bajo impacto, la única realidad es que no tiene porque dolernos el cuerpo en lo absoluto y ahí, justo ahí, es donde entre el caminar como el arma secreta de la que nadie quiere hablar y a la que muchos no pretenden observar.

Es decir, no te pido que te hagas al ultra maratón cada mañana, pero, sí que salgas con tus audífonos, con el perro, con tu pareja, con un amigo y que le den unas cuantas vueltas al parque de la colonia o si te aburres del mismo paisaje, podes trazar una ruta sobre alguna avenida principal, el punto es que pongas tus piecitos a trabajar, ya que:

En 2008, un grupo de investigadores pidió a las personas sedentarias que caminaran con regularidad y descubrió que la actividad hacía que sus participantes estuvieran menos deprimidos y les daba más vigor, mientras que, un estudio de 2016 mostró que caminar regularmente aumenta la felicidad y mejora la salud mental entre los ancianos.


También puedes leer: "Ni la muerte le quita la alegría a un mexicano: ¿Qué tan felices somos realmente?"



Caminar es muy beneficioso para la salud y con 30 minutos al día es suficiente, puesto que, mejora en gran medida el riego sanguíneo y la presión arterial. Además, ayuda a la agilidad, a fortalecer el corazón, prevenir la osteoporosis y tonificar el cuerpo. En definitiva, caminar es una de las actividades más completas y eficaces. Pero no te descuides, complementar el ejercicio con una buena alimentación y hábitos saludables es también fundamental. Dependiendo de la duración e intensidad de las rutinas de ejercicios, la actividad física produce cambios corporales de tipo muscular, circulatorio, celular y metabólico.

Ahora, que si no lo quieres hacer por salud, yo te invito a que lo hagas para des aburrirte, tan solo por el simple hecho de que te estarás dando permiso de ver lo que ocurre allá afuera de donde estés, podrías descubrir un nuevo restaurante, ver como trabajan las personas de servicios públicos, identificar lugares que desconocías que existían tan cerca de ti, encontrar dinero tirado, presenciar como alguien se cae de manera muy graciosa y hasta echarle una mirada a tu próxima conquista, caminando te abres paso a nuevas experiencias, seas o no protagonista de ellas.

Ahora, si no te llama tanto la atención eso, sencillamente ponte los audífonos, reproduce tu música favorita y notaras como cada canción cobra un significado, quizá, no diferente, pero sí en cuanto a como la disfrutas, no es lo mismo solo escuchar a dejarte llevar por el ritmo, inclusive según esto ultimo podrías dejar que la intensidad de la música sea quien dicte la intensidad de tus pasos o ponerte ciertos jueguitos como “debo legar a la siguiente esquina antes de que termine” y no sé que tan bobo te resulte todo esto que te platico, pero, más bobo es tener un par de piernas y no utilizarlas.

Si la vida no quisiera que caminaras, habrías sido un árbol, así que… ¿nos encontramos en el camino?

JR Brindiz

Leído 108