“El juego del calamar”: ¿quieres saber el secreto de porque es tan exitosa?

*Te recomendamos esta canción por si gustas acompañar tu lectura

“Sólo es inmensamente rico aquel que sabe limitar sus deseos”.
.-Voltaire (1694-1778) Filósofo y escritor francés.


En los últimos días las redes sociales, sobre todo Facebook, se ha estado inundando con cientos de memes, imágenes, historias, comentarios y estados que giran en torno a una sola cosa… “El juego del calamar”, seguramente muchos ya hayan visto esta serie y seguramente muchos otros no tienen ni idea de lo que se está hablando, quizá por ese miedo a seguir la moda en turno, quizá porque las producciones orientales siguen teniendo ese dogma de “ser para gente rara” o quizá porque sencillamente no han tenido el tiempo de verla, el punto es que realmente no importa el porque, ya que, créanlo o no, terminarán haciéndolo.

“Circulo, triangulo, cuadrado”, tras palabras o mejor dicho, formas que para quienes ya han visto la serie sabrán que representan y para quien no, tranquilidad que no se revelará ningún spoiler, el caso es que el primer punto del éxito brutal de esta serie, se basa en la iconografía y facilidad de identificación, por ejemplo, la tipografía o estilo de fuente que utiliza el logo de Coca-Cola, aunque la palabra sea otra diferente, tu podrías identificar “ese tipo de letra es el de Coca-Cola”, así funciona nuestro cerebro, le gusta identificar patrones, situaciones que nos parecen familiares y ese es un punto maravilloso para la serie, es tremendamente icónica, desde su simbología interna.

En segunda instancia tenemos la trama inicial de los personajes principales, personas tan comunes y corrientes, las cuales, tienen problemas tan comunes y corrientes, recurriendo a soluciones tan comunes y corrientes que, irónicamente, en lugar de aburrirnos nos engancha por completo, ya que, esa simpleza nos permite ponernos en el lugar de los protagonistas, al grado de decir: “uy, mira a mi también me ha pasado eso y también he reaccionado así”, porque para contar una buena historia no necesitas que tus personajes vengan de otro mundo, sean super poderosos y se enfrenten a dios mismo, no… para que un personaje sea bueno debe hacer click con el espectador, con sus emociones y nada mejor que algo completamente cotidiano, esa persona en pantalla podrías ser o has sido tú.

Tercer punto, “los deseos prohibidos”, sin afán de entrar en cuestiones religiosas, tomaremos como referencia breve y general, el relato de la creación del hombre que suele contener la biblia, en el que, Dios prohíbe a Adán y Eva que coman el fruto del conocimiento y bueno, como todos sabemos, terminan desobedeciendo, comen el fruto y por ende la humanidad ha estado condenada a las dificultades y el sufrimiento desde su existencia, ya que, estamos pagando “nuestra” desobediencia, bien, hasta ahí estamos de acuerdo en que es una historia muy, pero que muy conocida, el punto acá es justamente esa “desobediencia” natural que poseemos como humanos, esas ganas de justamente desear lo que está prohibido, de hacer cosas que potencialmente y seguramente a la larga nos terminen matando, bajo el confortable cobijo de sentirnos bien con nosotros mismos, motivaciones muchas, pero, al final siempre enfocadas a procurar nuestro bienestar y disfrute según nuestros ideales.


Si te gustan las reflexiones y los análisis, también puedes leer: "El valor real de ser hombre y su talón de Aquiles"



La serie es cruda y shockeante visualmente por momentos, aunque, realmente no es ni de lejos la producción más explícita en ese ámbito, pero, para alguien que no este acostumbrado a escenas violentas, quizá pueda generar mucho impacto y el impacto esta ligado al morbo por una muy delgada línea, esto, no se cuenta como un punto que refuerce el éxito de la serie, ya que, cada escena explícita SÍ tiene un porque dentro de la trama, es decir, no solo las ponen porque sí, pero, sinceramente los momentos sin duda te hacen querer ver más… y más… y más… pasando de escenas comunes a otras más elaboradas, hasta llegar al clímax.

Y aquí es donde todo se combina para dar como resultado un éxito nunca antes visto para un producto oriental, el cual, como mencionamos al inicio de este ensayo, cargan con el dogma de “ser para gente rara”, situación que lleva a estas producciones a ser descartadas al instante, pero, regresando al tema, “El juego del calamar” NO es exitosa por obra de la buena suerte o porque exista una campaña de marketing ultra elaborada, sino, por lo fácil que resulta seguir la historia, porque esa historia la hemos vivido o la estamos viviendo muchos de nosotros, porque nosotros hemos imaginado en silencio, miles de formas de solucionar nuestros conflictos, inclusive, fantaseando con los limites de lo ilegal, lo perverso, lo que está mal, siendo esta serie la forma ideal de ver reflejado todo eso de manera grafica y violenta, no hay nada más en “El juego del calamar”, nada más que nuestro interior puesto en capítulos de una hora cada uno.

¿Alguna vez has estado en esa situación en la que… subes una foto, un vídeo o una “Storie” a alguna red social y la miras una y otra vez, sintiendo que es la mejor del mundo?, bueno… eso es un deseo proyectado, eso es “El juego del calamar”, una vez que veas la serie… vuelve a mirar la cita inicial de este texto, te vas a divertir.

JR Brindiz


Leído 831