Ésta es la historia de Brendan Depa

El 21 de febrero, Brendan Depa, un estudiante de 17 años con autismo severo que asistía la escuela secundaria de Matanzas, Florida; atacó a la docente Joan Naydich, arrojándola al suelo y golpeándola hasta dejarla inconsciente. Minutos antes él había sido disciplinado en el aula por usar un juego electrónico. El vídeo del incidente  dio la vuelta al mundo.

Depa fue acusado como adulto por agresión agravada a un empleado de la educación, un delito grave de primer grado con una pena máxima de 30 años de prisión. El 16 de junio un juez lo declaró competente para proceder a juicio. Mientras tanto Brendan se encuentra recluido en una cárcel para menores en Jacksonville, en aislamiento, aparentemente por su seguridad.

La familia de Depa no se ha referido al asunto hasta ahora. Leanne Depa, la madre adpotiva de Brendan, habla en nombre de su hijo, su esposo y el resto de su familia"

Nos entristece cuando las cosas en nuestras escuelas no siempre salen bien o según lo planeado. Nuestra familia está muy preocupada por la Sra. Joan Naydich y continuamos orando por su pronta recuperación. Toda nuestra familia quedó horrorizada por lo que tuvo que soportar. Nadie merece esto. Lamentamos sinceramente las acciones de nuestro hijo. Apoyamos las necesidades de los estudiantes, educadores y personal de sentirse seguros en su entorno escolar".

Al compartir la historia de Brendan, pretendemos arrojar luz sobre quién es él para nosotros y cómo el sistema nos ha decepcionado a todos, lo que resultó en el trágico incidente del 21 de febrero.

Brendan, que ahora tiene 17 años, se unió a nuestra familia a través de un hogar de acogida cuando era apenas un bebé. Brendan tuvo dificultades en el entorno escolar desde los 2 años. A pesar de nuestros intentos de inscribirlo en guarderías y escuelas públicas, los ambientes ocupados y ruidosos resultaron demasiado abrumadores para él, lo que provocó crisis inducidas por el medio ambiente. .

Le molestaban fácilmente las moscas, las pegatinas y los vendajes desechados. Le aterrorizaban las cosas que disfrutaban otros niños. Sin embargo, descubrimos que prosperaba en ambientes más pequeños y estructurados, razón por la cual elegimos educarlo en casa en su mayor parte. Para asegurarnos de que Brendan tuviera oportunidades de socialización, lo inscribimos en clases cooperativas y le presentamos a otros educadores en el hogar. También íbamos a acampar con frecuencia con otras familias y amigos que educaban a sus hijos en casa, lo cual le encantaba.

A Brendan le gusta leer y estudiaba frecuentemente el diccionario. Sorprendió a los demás con su vocabulario y al mismo tiempo tuvo dificultades para aplicar sus conocimientos a situaciones de la vida real, ya que se encuentra en el nivel 3, el más severo en la escala de autismo, y requiere un apoyo sustancial para manejarlo.

Brendan ama a la mayoría de la gente. Es un gran abrazador, abraza a todos los que conoce, incluso abraza a extraños como el repartidor de pizzas. Una vez, cuando estábamos en Walmart, estaba tan emocionado por algo que le estaba comprando su abuela que la levantó del suelo y la hizo girar. No estaba seguro de si reírme o preocuparme por cómo les parecería la imagen a otros compradores". explica la madre adoptiva.

Los Diagnósticos

Si bien Brendan ama a la gente, tiene dificultades con las amistades porque está obsesionado sólo con lo que le interesa. Le cuesta ser recíproco, lo que afecta la forma en que la gente lo ve. Pero tiene un gran corazón. Por mucho que le guste la comida, siempre pedía darle su comida a cualquier persona sin hogar con la que nos cruzáramos. Si estábamos en un centro comercial, él pedía comprar algo y luego lo regalaba. Durante este tiempo, antes de la primavera de 2017, Brendan se manejaba en la comunidad recibiendo el apoyo que necesitaba a través de terapias y supervisión constante.



Mientras está bajo el cuidado de especialistas, a Brendan le diagnosticaron autismo, TDAH , trastorno de oposición desafiante ( ODD ), trastorno explosivo intermitente, trastorno de desregulación del estado de ánimo, trastorno de estrés postraumático ( TEPT ) y ansiedad. Desde muy joven, Brendan ha luchado contra la hipersensibilidad a los sonidos y las texturas, poca tolerancia a la frustración, mala regulación emocional, rigidez en sus procesos de pensamiento y frecuentes demostraciones de pensamiento mágico que le causan dificultades para concentrarse. A menudo parecía que veía a los personajes de sus videojuegos como reales. Por ejemplo, tenía graves temores de un mural en Tijuana Flats, un restaurante que me encantaba. El mural anunciaba las salsas muy picantes del restaurante mostrando a un niño parado junto al fuego, mirando por encima del hombro con lágrimas corriendo por su rostro. Esto aterrorizó a Brendan, quien pensó que representaba el infierno. Estaba igualmente aterrorizado por Disasterville (Un Museo de ciencia cercano). No se acerca a él por una estatua de tiburón que hay ahí. Fue como si todo cobrara vida para él.

Incluso ahora, el terapeuta de Brendan informa que tiene la madurez emocional de un niño de 4 a 6 años. Todos estos síntomas son parte del espectro del autismo (TEA).

A Brendan le recetaron por primera vez medicamentos antipsicóticos, entre otros, en 2018 para controlar su agresividad durante un momento en el que nuestra familia atravesaba un estrés tremendo. En ese momento, varios familiares cercanos estaban experimentando condiciones potencialmente mortales, incluida su abuela que tenía cáncer de páncreas. Otro miembro de la familia requirió una craneotomía de emergencia .

Desafortunadamente, los medicamentos hicieron poco para mejorar la condición de Brendan y tuvieron efectos secundarios onerosos: aumentó más de 45 kilos en un año, lo que nos hizo difícil controlarlo. Siguiendo la orientación de los profesionales de la salud, me comuniqué con nuestra policía local para que Brendan fuera sometido a la Ley Baker (bajo las cuales un enfermo mental puede ser obligado a someterse a un examen involuntario en un hospital o institución de intervención de crisis) cada vez que su agresión resurgiera y ya no pudiéramos calmarlo físicamente como lo hacíamos cuando era más pequeño, rodeándolo con nuestros brazos.

Cada vez que la policía venía a nuestra casa, nunca sabía qué respuesta esperar. Algunos agentes hablarían con él y le ayudaban a calmarse. Otros lo llevarían a urgencias por la Ley Baker o incluso lo arrestaban, como ocurrió dos veces, aunque eso no es lo que buscábamos. Cada vez que lo hospitalizaban bajo la Ley Baker, le suplicaba al personal del hospital que consultara con su psiquiatra  sobre los cambios de medicación. Sorprendentemente, nunca lo hicieron. Como resultado, su psiquiatra a menudo cambiaba sus medicamentos una vez que salía del hospital, lo que se convirtió en algo frecuente, nuevamente con consecuencias no deseadas y a veces onerosas.

En 2019, su neurólogo le quitó el estabilizador del estado de ánimo que le había recetado su psiquiatra y pronto comenzó a caer en una espiral descendente. Durante ese tiempo, inicialmente pudo ignorar a un par de niños del vecindario que lo estaban acosando llamándolo con insultos raciales. El acoso continuó. Un día, uno de los niños intentó engañarlo para que bebiera orina y luego le frotó los genitales con una pelota de tenis antes de arrojársela. Se enfrentaron y fue arrestado. El otro individuo no fue disciplinado.

Recuerdo vívidamente, durante una visita a la sala de emergencias, un médico que me dijo que la adolescencia de una persona con TEA sería difícil, debido al componente adicional de cambios hormonales. Me dijo que todo empezaría a calmarse después de que superara la pubertad. No lo hizo.

Medicar lo imposible

Con frecuencia se añadían nuevos medicamentos, hasta que empezó a tomar un cóctel de medicamentos, lo que nos dejó sin idea de qué ayudaba y qué causaba más daño. No siempre está claro cómo afectarán a un individuo las diferentes combinaciones de medicamentos. Lamentablemente, a menudo puede ser un proceso de prueba y error. Como puede imaginar, cuando se intenta ayudar a un niño con un sistema nervioso único, experimentar con diversos medicamentos que alteran la mente puede generar resultados impredecibles, a veces incontrolables y no deseados.

Los cambios en los cócteles de medicamentos no fueron el único problema. Los estudios han demostrado que las personas con autismo tienen un sistema de estrés que funciona de manera diferente a las personas neurotípicas. El sistema nervioso en sus diversos estados no funciona como se esperaba y cuando se combina con cambios hormonales durante la adolescencia, puede tener efectos duraderos en el sistema de respuesta al estrés. Las personas con TEA perciben rápidamente las amenazas y reaccionan de forma exagerada ante situaciones negativas, lo que genera sentimientos constantes de inseguridad, emociones intensas y una peor toma de decisiones en comparación con los adolescentes típicos que atraviesan la pubertad.


Aunque estaba claro que era necesaria una hospitalización prolongada para ajustar adecuadamente los medicamentos de Brendan, no le sorprenderá saber que la compañía de seguros creó numerosos obstáculos prolongados. Esto no es exclusivo de Brendan, pero es un factor más que interfirió y retrasó la atención, con consecuencias que no podemos medir fácilmente. Finalmente, nuestro seguro nos aprobó para un centro residencial de tratamiento de autismo en Carolina del Sur. Visitamos a Brendan una vez al mes, pero debido a la pandemia de Covid, estas visitas tuvieron que suspenderse.

A finales de septiembre de 2020, mi marido sufrió un ataque cardíaco masivo que implicó un bloqueo total (conocido como creador de viudas), pero afortunadamente sobrevivió. Brendan tuvo que enterarse por el personal del hospital. Estaba extremadamente preocupado por su padre.

El ambiente del hospital era caótico, ruidoso y enfrentaba los desafíos de Covid. En circunstancias normales, habríamos hecho arreglos para que Brendan pasara los fines de semana con nosotros en un hotel como parte de su proceso de alta y reintegración a nuestra familia. Las precauciones de Covid y la salud de mi esposo lo hicieron imposible. Brendan terminó quedándose en las instalaciones durante un año con solo unas pocas visitas familiares. No recibió el lavado de medicamentos que defendíamos y habíamos anticipado, un proceso que implica suspender todos los medicamentos y comenzar de nuevo en un entorno controlado.

A pesar de seguir mostrando un comportamiento agresivo en el hospital, la compañía de seguros forzó su alta. Estaba fuera de nuestro control. Pudimos asegurar la aceptación en la Agencia para Personas con Discapacidades (APD) y finalmente encontramos un hogar grupal de comportamiento intensivo para él en noviembre de 2020: el hogar grupal East Coast Habilitation Options (ECHO) en Palm Coast. Estaba a dos horas y media de nuestra casa cerca de la costa oeste. No había opciones más cercanas disponibles: Ése también es uno de los desafíos de un sistema laberíntico con limitaciones a cada paso. Mi esposo y yo nos turnamos para visitarlo cada dos semanas, llevándolo a salidas y organizando estadías breves fuera del hogar grupal, incluso cuando las restricciones relacionadas con Covid acentuaban incluso nuestro poco tiempo juntos.

Desde el comienzo de su tiempo en ECHO, expresé mis reservas sobre la colocación de Brendan en el sistema de escuelas públicas. ECHO me dijo que Brendan tenía que asistir a una escuela pública porque la Agencia para Personas con Discapacidades solo cubría programas diurnos para clientes que se habían graduado de la escuela secundaria o habían cumplido 22 años. El hogar grupal me aseguró que colocan a todos sus clientes en el escuelas públicas y que un equipo de crisis estaba a sólo diez minutos de distancia. Le tomó algunos meses a la escuela completar las pruebas y que se llevara a cabo la reunión del Programa de Educación Individual (IEP).

Un IEP es un acuerdo legalmente vinculante que garantiza que la discapacidad de un estudiante se tenga en cuenta en su educación. Para aquellos con problemas de conducta, también existe un Plan de apoyo al comportamiento para ayudar a reducir los comportamientos negativos.

Los equipos del IEP se reúnen al menos una vez al año para revisar el progreso hacia metas específicas y establecer otras nuevas. Si surge alguna inquietud, el equipo puede convocar una reunión adicional para realizar los cambios necesarios en el IEP. Nuestro equipo de IEP incluía a su maestro de ESE, analistas de conducta, especialista en personal escolar, especialista en conducta del distrito, consejero escolar, director de ESE, consejero de salud mental, intervencionista de conducta, su terapeuta privado, personal de ECHO, su coordinador de APD y yo.

Directivas del IEP

Durante la reunión del IEP, a todos se les dijo que quitarse los dispositivos electrónicos era un factor que a menudo provocaba que tuvieran que sujetarlo. También se documentó en su IEP que puede sentirse abrumado y empeorar rápidamente cuando se siente frustrado o amenazado.

El comportamiento de Brendan puede afectar su capacidad para tener éxito en el aula. Brendan puede sentirse abrumado si se le asigna una tarea que no comprende de inmediato y puede cerrarse cuando se siente frustrado o ansioso. Cuando no se le explica una directiva a Brendan, puede discutir con los maestros y negarse a cumplirla. Si comienza a intensificarse, puede volverse verbal y físicamente agresivo hacia sus compañeros y el personal. A Brendan no le va bien la competencia y perder un juego puede enojarlo mucho y provocar una agresión grave. Una vez que Brendan ha empeorado, puede ser muy difícil devolverlo al nivel básico de comportamiento.

Aún más relevante, esto es lo que documenta el IEP con respecto al Nintendo Switch que fue el detonante del asalto:

Echo dijo que juega partidos en casa de 5-7 y 8-10. Eliminar un juego es definitivamente un desencadenante; Si Brendan está jugando y la casa necesita quitárselo, llamarán al equipo de crisis antes de solicitar el juego, porque habrá un incidente que requerirá restricción. [El administrador de la ESE] dijo que definitivamente sería útil conocer esta información para que MHS estuviera al tanto de ese problema.

Una vez que llegue a este punto, puede resultar complicado devolverle la calma. Un ejemplo de esto ocurrió durante el Día de Acción de Gracias del año pasado. Nos alojamos en un Airbnb. Brendan entró llorando del porche. Cuando le pregunté qué pasaba, primero dijo que no había sol antes de derretirse en un gemido desgarrador. Le tomó más de 30 minutos salpicarse agua en la cara y ponerla en el aire frío del congelador para calmar su llanto. Puede que no se tratara del sol en particular. Dijo que no había estado en casa en más de tres años y que extrañaba estar con su familia. Él sólo quería volver a casa.

Anteriormente se había resistido a nuestros intentos de acercarlo a casa porque había estado insistiendo en querer graduarse de la Escuela Secundaria de Matanzas. Según el equipo del IEP, Brendan hablaba con frecuencia sobre graduarse e ir a la universidad, pero aún carecía de la capacidad de comprender el concepto de responsabilidad. El pensamiento mágico lo llevó a creer que siempre aprobaría sus clases con buenas calificaciones, incluso cuando no estuviera completando el trabajo. Vivir con contradicciones es parte del desafío como madre de un niño con TEA. Me quedé con la sensación de que Brendan ver temporalmente su casa en la costa oeste y no poder quedarse era demasiado difícil para él. Permaneció en ECHO. Entonces llegó ese día horrible.

Brendan como estudiante de ESE

En el momento del incidente en Matanzas, estaba tomando seis medicamentos psiquiátricos, todos los cuales pueden tener efectos secundarios devastadores. Bupropión HCL XL: irritabilidad, creencias falsas que no pueden cambiarse con hechos, desconfianza extrema en las personas, ver, oír o sentir cosas que no existen, dificultad para concentrarse. Clonidina HCL: ansiedad, tener creencias falsas que no pueden cambiarse con hechos, irritabilidad, depresión mental, ver u oír cosas que no existen. Ziprasidona HCL: agitación, irritabilidad, comportamiento anormal. Lamotrigina: agitación, irritabilidad, otros comportamientos anormales. Topamax: problemas de memoria, nerviosismo, dificultad para concentrarse, cansancio inusual, agresión, agitación, desánimo, sensación de tristeza o vacío, irritabilidad. Propranolol: ansiedad, nerviosismo.

Éstas son sólo una de las combinaciones de pruebas y errores en las que ha estado a lo largo de los años. Si bien cada uno de estos medicamentos está destinado a mejorar las condiciones psiquiátricas, pueden empeorarlas.


Brendan estaba en un salón de clases de Educación para Estudiantes Excepcionales y tenía un asistente docente. Las aulas de ESE son únicas y requieren una formación más especializada que el aula promedio. Es un trabajo ingrato que no se remunera tan adecuadamente como debería ser para los maestros o paraprofesionales, considerando lo que se espera.

Las exigencias a los empleados son agotadoras. Es fundamental que el personal tenga un conocimiento profundo de cada niño en el aula: sus necesidades únicas, qué los motiva y cómo mantenerlos motivados. Esto puede ser todo un desafío, ya que a menudo deben asumir el papel de investigador y consejero. Los maestros deben tener un conocimiento profundo de documentos extremadamente detallados para cada estudiante con un IEP y un plan de conducta. El equipo del IEP es quien trabaja diligentemente en estos documentos para obtener el mejor resultado.

Aunque tenía dudas sobre si Brendan asistía a una escuela pública debido a sus factores desencadenantes, el proceso del IEP me tranquilizó parcialmente. Lo que no me di cuenta fue que, si bien el Plan de Comportamiento parecía bueno en papel, resultaría muy difícil de seguir en la práctica.

Existía un sistema de recompensas para que los estudiantes controlaran su comportamiento. El plan IEP del equipo consistía en utilizar una economía simbólica. Esto permitió a los estudiantes comprar artículos del armario después de retrasar la gratificación, aumentando la cantidad de fichas.

Pero de alguna manera el sistema de recompensas pasó del plan aprobado a utilizar o tal vez aplicar mal uno de los desencadenantes conocidos de Brendan. El maestro de este año cambió el sistema de recompensa general para permitir que los estudiantes accedan a sus dispositivos electrónicos una vez que hayan terminado con su trabajo. Probablemente sin darse cuenta de que su maestro iba en contra del IEP de Brendan, el maestro solicitó que el Nintendo Switch de Brendan fuera enviado a la escuela todos los días.

El analista conductual del hogar de grupo aceptó de mala gana y prematuramente esta solicitud. Fue prematuro porque no se había consultado al equipo del IEP. La maestra estipuló que el juego se mantendría bajo llave y solo se lo entregaría a Brendan al final del día, durante un período vacío.

El incidente

Hemos vivido durante muchos años con las consecuencias no deseadas de pequeños y variados factores que a veces se multiplican hasta convertirse en resultados devastadores. Nunca se trata de malicia o incluso negligencia, sino de una acumulación de actos aparentemente menores e incluso razonables y bien intencionados que de alguna manera alcanzan una masa crítica que nadie hubiera esperado. Esto es lo que parece haber sucedido.

De alguna manera hubo una falla en la comunicación y, con el tiempo, el maestro utilizó cada vez más la electrónica como recompensa. El día del incidente, a Brendan se le permitió tener su juego en el comedor y llevarlo a su clase que no era de ESE. Durante la reunión  posterior al incidente, se reveló que su asistente profesional le recordó dos veces que guardara su juego durante esa clase. Brendan informó que creía que se le permitía usarlo porque los otros estudiantes estaban hablando por teléfono.

Al regresar al salón de clases de ESE, el asistente docente de Brendan le explicó la situación a su maestro y se llevó a cabo una discusión sobre si se le debería permitir continuar usando su juego en ese entorno. Brendan a menudo se enoja cuando no comprende completamente las cosas y estaba convencido de que su asistente de maestro no estaba transmitiendo lo que él pensaba que  sucedió en el aula que no pertenece al ESE. Esto llevó a que sus emociones se intensificaran y su comportamiento se intensificara. Ya has visto y oído el resto.

Su plan de comportamiento incluía algunas estrategias destinadas a prevenir comportamientos negativos. Aquí están tres de ellos:

    Utilice el humor con Brendan y establezca una relación positiva. Evite declaraciones negativas/correctivas incluso después de que se hayan producido las conductas previstas para la reducción.

    No hables de sus comportamientos delante de él.

    Evite corregir, reprender o redirigir a Brendan en presencia de sus compañeros.

La reunión en la escuela

Como se dijo anteriormente, esta es una tarea desafiante. Requiere vigilancia constante, ya que lo que puede no afectar a un estudiante típico fácilmente podría provocar a un estudiante con desafíos emocionales o de comportamiento. Sus cerebros procesan la información de manera diferente y su respuesta es demasiado exagerada. Como individuos, es natural pasar por alto los métodos establecidos cuando nos enfrentamos a comportamientos difíciles a diario. Entiendo lo difícil que puede ser esto.

Como resultado de la agresión, y como es necesario después de tales incidentes, el 23 de febrero hubo lo que se llama una “reunión de manifestación” en la escuela. La reunión de manifestación está formada por todo el equipo del IEP. Si el comportamiento no es parte de la discapacidad del estudiante, el estudiante puede ser disciplinado de la misma manera que los estudiantes tradicionales.

El tema de la reunión de manifestación fue que el comportamiento de Brendan el día del incidente fue una "manifestación de su discapacidad". Como tal, y en ese momento, la escuela no estaba legalmente capacitada para expulsar a Brendan. Pero fue arrestado y llevado a la prisión juvenil de Jacksonville, donde recibió un nuevo IEP de las escuelas del condado de Duval.

ECHO me había aconsejado que presionara a la escuela para que me ofrecieran una ubicación alternativa, incluso si estuviera en otro condado, y que obligara al distrito a proporcionar transporte. El distrito nos informó que Brendan tendría que utilizar la escuela virtual con la ayuda de un maestro virtual algunas horas a la semana. Esto significaba que se esperaba que Brendan hiciera todos sus estudios bajo la supervisión directa de ECHO. Esto nos llevó de nuevo al problema inicial de que ECHO no estaba dispuesta a proporcionar el servicio diurno necesario para cubrir esas horas. ECHO nos dijo que la Agencia para Personas con Discapacidad no lo pagaría. Entonces ECHO nos avisó con 30 días de antelación.

Eso se volvió discutible cuando Brendan volvió a ser arrestado y fue acusado como adulto. Lo que originalmente habría sido un cargo de agresión juvenil que normalmente le habría obligado a cumplir la libertad condicional se convirtió, después de una avalancha de frenesí mediático generado por el vídeo de la agresión, en un delito grave de primer grado que ahora lo expone a hasta 30 años de prisión en un sistema que no garantizará su seguridad ni le proporcionará condiciones de vida humanas.

Una petición de justicia y comprensión

Comprenda: lo que estoy diciendo aquí de ninguna manera disminuyó mis simpatías y arrepentimiento por lo que la Sra. Naydich soportó a manos de mi hijo. Fue un acto terriblemente violento. Fue un acto imperdonable. Pero no fue un acto inexplicable. Y la determinación de las consecuencias del acto no debería depender más de lo que el sensacionalismo mediático y las demandas públicas de venganza hayan hecho de él que de al menos cierta consideración por las semanas, meses y años de pruebas y desafíos que parecieron converger en esa erupción del pasado mes de febrero. , y Naydich pagó el precio más alto.

El problema comienza cuando las compañías de seguros niegan hospitalizaciones hasta que las familias están en un punto de ruptura y niegan la continuación del tratamiento antes de que los pacientes estén listos para regresar de manera segura a la comunidad. Además, los hogares grupales de comportamiento intensivo carecen de mejores opciones escolares para los niños con comportamientos intensivos. Por último, los errores de la escuela con el IEP y el plan de apoyo conductual, que fue diseñado para garantizar la seguridad de Brendan y del personal, no fueron de poca importancia.

Otros dos clientes de ECHO –Reba Johnson y John Willford, ambos de 18 años, uno en FPC y el otro en Matanzas– fueron arrestados por agredir a maestros y paraprofesionales. Willford apuñaló a su maestra en el hombro con un bolígrafo en FPC en 2019, cuando le dijeron que entregara su iPad, Johnson le dio un puñetazo a su asistente docente en la espalda. Ambos tenían profundas discapacidades. Willford obtuvo 18 meses de libertad condicional. Johnson fue declarado incompetente para ser juzgado. Ambos permanecen en sus hogares grupales.

Mi hijo está recluido en régimen de aislamiento las 23 horas del día y se enfrenta a 30 años.

Un niño con múltiples trastornos mentales como Brendan no debería ser sentenciado a prisión. Sería colocado con la población en general, exponiéndolo a la explotación y el abuso. Brendan carece de la capacidad para adaptarse a la cultura carcelaria y no adquiriría las habilidades necesarias para reintegrarse a la sociedad con éxito. Lo que es más importante, tememos que no se pueda acceder a medicamentos y terapias adecuadas.

Nuestra nación debe mejorar la atención a los niños, ya que el autismo y los problemas de salud mental juvenil van en aumento. Las estadísticas son asombrosas. El encarcelamiento no es una solución viable para el tratamiento o la rehabilitación.

Me entristece profundamente leer comentarios que lo llaman monstruo, alientan a las autoridades a encerrarlo para siempre y hacen sugerencias para enviarlo a prisión con un frasco de vaselina. Es humano, es un niño en el espectro, con una madurez emocional de 4 a 6 años, que también tiene problemas de salud mental y tiene una familia que lo ama. Es un niño que con apoyo, normalización hormonal y tratamiento con las combinaciones adecuadas de medicamentos tiene potencial para mejorar.

Estaba mejorando . Antes de este incidente, Brendan había logrado algunos avances hacia sus objetivos de comportamiento. Por ejemplo, cuando otro estudiante lo golpeó y se le cayeron las gafas, se abstuvo de tomar represalias. Además, cuando otros dos estudiantes estaban al borde de un altercado físico, Brendan intervino e evitó que la situación empeorara hasta que los adultos pudieran intervenir. Demostró autocontrol en situaciones que no involucraban sus desencadenantes conocidos.

Repito que nuestros pensamientos permanecen con la señora Naydich sin reservas. Pero ahora que conoce ambos lados de la historia, le pido amablemente, como madre de Brendan, su empatía y comprensión no solo por la desafortunada situación de nuestro hijo, sino también por todos los niños que padecen afecciones de salud mental y de desarrollo.



Leído 2800