El día que un fan tocó la batería con The Who, tras colapso de Keith Moon

Hay muchos mitos en la historia del rock, historias que pasan de generación en generación y muchas de ellas, tiene que ver con The Who. Una de allas tuvo lugar en el Cow Palace el 20 de noviembre de 1973. Un fan de The Who, Scott Halpin, consolidó su estatus como uno de los héroes más improbables del rock, cuando subió al escenario para reemplazar a Keith Moon quien colapsó por su abuso con drogas.

Esta historia, como era de esperar, ha adquirido varias variaciones a lo largo de los años. Pero el mismo Halpin dejó las cosas claras a través de varias entrevistas.

La velada empezó de forma bastante inocente. El joven de 19 años, que entonces vivía en Monterey, California, se reunió con su amigo Mike Danese. Y compró un par de entradas rebajadas para el show de The Who en San Francisco. Era la primera parada de su gira de promoción de «Quadrophenia«. Después de llegar al lugar 13 horas antes, Halpin y Danese lucharon contra las multitudes de fanáticos de admisión general por un lugar cerca del escenario mientras Lynyrd Skynyrd abría con su rock sureño del tamaño de una arena.

La multitud arrasó implacablemente cuando comenzó el set de The Who, por lo que Halpin y Danese se escabulleron a un lado del escenario, donde vieron el espectáculo. Moon, conocido por su estilo de vida excesivo y sus salvajes travesuras en el escenario, colapsó repentinamente hacia el final del set de la banda, durante «Won’t Get Fooled Again». Después de ser revivido, lo llevaron nuevamente a la batería, donde Moon continuó tocando. Pero ni siquiera logró terminar la siguiente canción, «Magic Bus».

Después de que Moon se desmayó por segunda vez, Pete Townshend preguntó si había algún baterista en la audiencia. Danese llevó a Halpin a un guardia de seguridad, alegando que Halpin era un baterista competente y fan de Who, y que podía terminar fácilmente el set de la banda.

«El guardia de seguridad probablemente pensaba que estaba completamente loco», dijo Halpin al Hoosier Times en 2006. «Pero, de repente, aparece el promotor Bill Graham y lo ve como una cuestión de seguridad. Mike dice: «Él puede hacer esto. Es baterista. Conoce el material». Y Bill Graham me mira y dice: ‘¿Puedes hacerlo?’ Y dije: ‘Sí'».

Empujado al escenario, Scott Halpin se sentó en la silla de la baeria con un trago de brandy, luego el guitarrista Pete Townshend guió al joven Halpin.

Te recomendamos: Los Mejores Bateristas

Interpretaron una versión relajada pero animada del tema de Howlin’ Wolf «Smokestack Lightning», continuaron con «Spoonful» de Willie Dixon y luego continuaron con una versión descuidada de «Naked Eye», mientras Halpin buscaba a tientas el tema. cambios dinámicos.

Después de hacer una reverencia con el resto de la banda, llevaron a Halpin detrás del escenario. Se le agradeció y le entregaron una chaqueta de gira de Who, que luego fue robada. Halpin afirma que Roger Daltrey, bajo los efectos del whisky, prometió enviarle un cheque por 1.000 dólares, aunque el dinero, como era de esperar, nunca llegó.

El sexto álbum de la banda se lanzó el 26 de octubre de 1973 y cristaliza a todo un movimiento de los 60 en una ópera rock inigualable.

Reflexionando sobre esa fatídica noche, Halpin le dijo al Hoosier Times: «Para ser honesto, todo se vuelve un poco confuso porque todo sucedió muy rápido. No tuve tiempo de asimilarlo todo. Lo único en lo que estaba pensando era en no joderla».

Scott Halpin falleció a los 54 años el 9 de febrero de 2008, pero su breve momento bajo los reflectores sigue vivo como uno de los mitos más notables del rock.


Leído 851