Programas anteriores



Disco de la semana



Discos anteriores



Lo más destacado


Cuál es el origen de la palabra “gabacho” y su relación con Maximiliano de Habsburgo

Es muy común que en el lenguaje que se usa de forma cotidiana existan palabras que se “tomaron prestadas” de otros países, tal el caso de la palabra “gabacho”, un término de origen español utilizado a menudo por las y los mexicanos para referirse a algo o alguien que es estadounidense.

La Real Academia Española (RAE) tiene múltiples definiciones para este vocablo y curiosamente, ninguna tiene relación directa con el uso que se le da en México. El primero es un adjetivo para hablar de algo que es “natural de algún pueblo de las faldas de los Pirineos”; el segundo es explicado como “dicho de un palomo o de una paloma: de casta grande y calzado de plumas”.

Estas primeras definiciones no dicen mucho al respecto, lo interesante se encuentra en que la misma RAE, habla de “gabacho” como una palabra despectiva que se utiliza para referirse a los franceses o también, puede ser para hablar del español -de España- que se encuentra lleno de “galicismos”.

Por otro lado, el Diccionario del español de México del Colegio de México ofrece tres significaciones. Aquí se da una definición que empata más con el uso popular que se emplea en la República Mexicana, ya que aclara que es “algo originario de Estados Unidos de América, o pertenece a este país” incluso, menciona que el término puede ser sinónimo de “gringo”, otro adjetivo y sustantivo muy usado para hablar de los habitantes del país vecino.

También se expresa que “gabacho” refiere a una persona que nació en Francia o desarrolla un sentido de pertenencia hacía ese país. De acuerdo con el Diccionario, la palabra tomó popularidad con la llegada del emperador Maximiliano de Habsburgo, quien trajo consigo muchos soldados franceses que eran apodados así.

No obstante, se argumenta que se puede utilizar para hablar de una persona que “es de piel blanca y cabello rubio, que es güero: un alacrán gabacho”. Cabe destacar, que en otra de las tantas significaciones que ofrece la RAE se explica que el vocablo en cuestión viene de gavach, palabra que surgió de una lengua romance en Europa que se llama occitano.

Esta información fue confirmada por el Diccionario crítico etimológico de la lengua castellana del filólogo catalán Joan Coromines. El autor comenta que gavach significa bocioso, término utilizado para hablar de las personas que sufren de bocio, una enfermedad que le ocurre regularmente a la gente que vive en las zonas altas de las montañas por los pocos minerales que contiene el agua en esas regiones.

Por otra parte, el primer registro que se tiene de la definición de “gabacho” data del año 1734 y quedó escrito en el Diccionario de Autoridades, en el cual se le da una connotación más despectiva, pues según éste, es el “significado de soez, puerco y ruin”. Esto porque se asociaba con los trabajadores que bajaban desde los Pirineos para “chambear” en lugares de muy poco prestigio.

Ya con toda la explicación anterior, se puede concluir que definitivamente, es una palabra europea que en un principio, llegó a México desde tiempos de la Nueva España y fue adoptada en la forma de hablar de los mexicanos a causa de los españoles.

No es ningún secreto que el lenguaje sea transformado por los hablantes, tal como lo explicó el filósofo alemán Jürgen Habermas en su teoría de la acción comunicativa. Por ese motivo, la significación se transformó y como los vecinos del territorio eran los Estados Unidos y no Francia, se adaptó la palabra para los también llamados “gringos”.

También lee: “Mira como masacraron a mi muchacho”; SKY dejará de transmitir la Premier League

Asimismo, es común escuchar dentro de la cultura mexicana esta expresión para hablar de cosas compradas en el país del norte. Normalmente se oyen expresiones como “es ropa gabacha” o “es de calidad gabacha”. De igual manera, algunas personas la utilizan para referirse al territorio norteamericano con frases como “me voy para el gabacho” o " vengo del gabacho”, entre muchas más.


Leído 193