En Cartelera: Dora y la Ciudad Perdida

Dora (Isabela Moner), la aventurera más famosa de la televisión, llega al cine. Después de haber pasado la mayor parte de su vida explorando la jungla con sus padres, esta inquieta adolescente tiene que prepararse para la aventura más peligrosa que haya conocido: la escuela secundaria. Junto con su primo Diego (Jeffrey Wahlberg) y un grupo de amigos adolescentes, vivirán una gran aventura. Su objetivo será encontrar a los padres de Dora y resolver el misterio que existe detrás de una civilización inca perdida y una ciudad ancestral hecha de oro. Esta película de acción real para el público infantil y juvenil, basada en la popular serie Dora, la exploradora de Nickelodeon, está dirigida por James Bobin.


Mas información »

En Cartelera: La espía roja

Es el año 2000 y Joan Stanley (Judi Dench) disfruta de su retiro en un barrio residencial durante el cambio de milenio. Su apacible vida se ve súbitamente trastornada cuando es arrestada por el MI5, el Servicio de Inteligencia británico, acusada de proporcionar información a la Rusia comunista, y por ser la espía más longeva del KGB en territorio británico.

Pasamos a 1938, cuando Joan (Sophie Cookson) es una estudiante de física en Cambridge que se enamora de Leo Galich (Tom Hughes), un joven comunista que le hace cambiar su percepción del mundo. Mientras trabaja en un laboratorio secreto nuclear durante la Segunda Guerra Mundial, Joan llega a la conclusión de que el mundo está al borde de una destrucción garantizada. Joan deberá entonces elegir entre traicionar a su país y a sus seres queridos o tratar de salvarlos. Película basada en la vida de la espía Melita Norwood, que dirige Trevor Nunn.


Mas información »

En Cartelera: La música de mi vida
Nos situamos en el año 1987. Javed es un joven musulmán, adicto a la música, que descubre la discografía de Bruce Springsteen. Desde ese momento, Javed se enamora de "El jefe" y sus temas, canciones que hablan sobre la clase obrera y que contienen letras con las que el joven no tarda en identificarse. Tratando de escapar de su ciudad natal y de las reglas tradicionales de su hogar, Javed se encuentra entre dos mundos, buscando su verdadera identidad al ritmo de las canciones de su ídolo. Su padre, sin embargo, no le pondrá las cosas fáciles.
 


Mas información »

LIBROS: Malasangre

Una joven y hermosa mujer yace tendida sobre un sillón con dos ríos de sangre que emanan de su cuello. El legendario reportero de nota roja Adalberto Zaragoza es el primero en llegar al lugar de los hechos y, fascinado con la víctima y la precisión con la que el asesino hizo los cortes, captura con su cámara cada detalle. Todo apunta a un crimen pasional, pero al periodista no pueden dejar de llamarle la atención los libros en los estantes que revelan el oficio de la víctima. Beto sabe cómo funciona el mundo del narco y el hampa, pero nada de esos otros «vatos raros» que se dicen poetas.

Su alter ego, el comandante Peláez —oficial a cargo de la investigación— no solo se enfrenta a un caso difícil, sino al nuevo fiscal; necesita dar buenos resultados pronto o esta vez sí lo despedirán. Apoyado por un maestro de literatura de origen salvadoreño, Beto —quien también lidia con los achaques de la edad— comienza una intensa búsqueda para entender el mundo de los poetas y descubrir al responsable. La respuesta quizá se encuentre en el Malasangre, un bar de mala muerte donde se refugian los amantes de la noche y las letras.

Autor: Diego Peterson

Editorial: Planeta


Mas información »

En Cartelera: It: Capítulo 2

Han pasado casi 30 desde que el Club de Perdedores formado por Bill, Berverly, Richie, Ben, Eddie, Mike y Stanley se enfrentaran al macabro y despiadado Pennywise (Bill Skarsgård). En cuanto tuvieron oportunidad abandonaron el pueblo de Derry, en el estado de Maine, que tantos problemas les había ocasionado en el pasado. Sin embargo, ahora de adultos parece que no pueden escapar de su antigua vida. Una nueva época estival llega y todos ellos deberán enfrentarse de nuevo al temible payaso y descubrir si de verdad están preparados para superar sus traumas de la infancia. Adaptación a la gran pantalla la novela It (1986) de Stephen King. Esta segunda entrega la vuelve a dirigir Andy Muschietti.


Mas información »

En Cartelera: Sonora
1931, año de nacionalismos y excesos: los chinos son expulsados de Sonora; Estados Unidos deporta a los mexicanos y cierra la frontera. Doce personas desesperadas cruzan el desierto sonorense en un Chrysler 1929 con la esperanza de encontrar paz en Baja California. En la accidentada travesía, se arman y desarman alianzas, las ideologías se confrontan y la benevolencia se enfrenta a la brutalidad: el racismo, la avaricia y la paranoia se vuelven más peligrosos que el inhóspito y despiadado paisaje.

 


Mas información »

En Cartelera: Angry Birds 2, La Película
Contra todo pronóstico, Angry Birds: La película resultó ser una muestra de cine animado de aventuras clásicas, llena de humor físico y de parodias de los blockbusters de acción real de Hollywood. La primera entrega de Angry Birds era capaz de construir una historia bien armada partiendo de un juego para móviles sobre unos pajarillos que salen disparados de una resortera gigante. Un logro a valorar si lo comparamos con el desastre de Emoji: La Película, otro proyecto inspirado en una app de móvil.

La franquicia de Angry Birds: La película forma parte del grupo de obras de animación que, desde luego, no revolucionan el género, pero que si ofrecen unos buenos entretenimientos sin muchas pretensiones y siempre con moralejas blancas y positivas. Títulos como El Grinch, Ferdinand, Smallfoot, Un jefe en pañales o la franquicia de Hotel Transilvania, películas menores y efectivas que ojo, igual con el paso del tiempo, nuestros hijos, sobrinos o nietos metidos a críticos de cine reivindicarán con la fuerza de los mares como sus favoritas.

En la línea del clasicismo y de la artesanía de la primera parte, Angry Birds 2: La película no baja –ni tampoco supera- el listón de la serie media de la animación actual y vuelve a apostar por la misma fórmula: un divertimento cumplidor con puntuales destellos de genio. La principal novedad argumental que presenta es que los bandos enfrentados de la entrega anterior, los pájaros enfadados y los cerdos verdes, se ven obligados ahora a unirse para vencer a una nueva isla invasora, regentada por unas águilas bastante torpes.

Apoyada en un par de números cómicos brillantes que reivindican el humor alocado y físico de Looney Tunes, el disfraz de águila a lo Caballo de Troya que los protagonistas utilizan para entrar en la isla invasora y el running gag de unos pajarillos que no logran recuperar unos huevos extraviados en el mar, Angry Birds 2: La película convence y divierte sin dejar mucha huella. No es un mal saldo para una película que, repito, parte de una aplicación de móvil.


Mas información »

En Cartelera: Agente bajo fuego
Entra dentro de lo normal, y hasta de lo deseable, que actualmente queden muy pocos héroes de acción a la vieja usanza sin cuestionar. Remontándonos al más canónico, que sería James Bond, descubrimos que lleva desde Casino Royale presa de una deconstrucción tan extenuante que ha acabado convirtiéndose en poco menos que un chiste. Si quisiéramos enarbolar a los personajes de Dwayne Johnson, pronto advertiríamos que su tremenda bonhomía, su interés desesperado en caer bien, se aparta punto por punto del estoicismo que identificamos como clave a la hora de abordar la clásica masculinidad heroica. Y llegando a Ethan Hunt, nos encontraríamos con que el cuestionamiento ha formado parte del discurso desde el inicio de Misión ImposibleEsto es más o menos lo que ocurre con la saga Agente bajo fuego.

Olimpo bajo fuego, estrenada en 2013, constituía un eficaz entretenimiento cuya forma y tono se ajustaban de forma orgánica a la construcción del protagonista, el agente Mike Banning interpretado por Gerard Butler. Dándose el caso realmente afortunado de que aquí Butler por fin encontraba una película que se alineara punto por punto con la personalidad que había querido labrarse como estrella de acción, y el film dirigido por Antoine Fuqua resultaba por tanto ser sangriento, tosco y extremadamente varonil. Sin eludir del todo, no obstante, ciertos asomos de narrativa que dejaban en tela de juicio la competencia de Banning: lo mágico era que aquí el cuestionamiento no se extraía de poner a gente en peligro o de ser demasiado negligente a la hora de apretar el gatillo —de hecho, eso el film lo aplaudía y fomentaba—, sino de preocuparse más por salvar la vida de su presidente (Aaron Eckhart) que de matar a la peña suficiente como para que el resto de su gabinete no corriera ningún peligro. 

Olimpo bajo fuego, sucia e hipermusculada aunque Butler fuera todo fibra, nadaba a contracorriente, y fue toda una sorpresa que acogiera el éxito suficiente como para que quisieran darle continuación. Llegó Londres bajo fuego con una xenofobia aún más exacerbada pero también mayor desinterés en estudiar la interesantísima condición de Banning como refugio viril, y ahora nos llega Agente bajo fuego. con el planteamiento más interesante de toda la trilogía. En esta última, que dirige con una falta inaudita de garra Ric Roman Waugh, el objetivo de los malosos no es, como asegura el confuso título en castellano, la misma ciudad que asaltaron los terroristas en la entrega inaugural, sino el propio Banning. Así como, más interesante aún, sus principios y convicciones, que pugnarán por ser demolidos en un via crucis que mezcla El fugitivo con la mitad de las entregas de Misión Imposible. Acusado de intentar asesinar al presidente —que ahora es, como estaba destinado a ocurrir en algún punto, Morgan Freeman—, Banning debe huir, y trabajar a solas para demostrar su inocencia y hallar a los verdaderos culpables, que esta vez no provienen de algún país extranjero acomplejado por el poderío inigualable de los EE.UU., sino que salen de dentro. 

A partir de esta coyuntura, el guión tiene la suficiente inteligencia como para ahondar en la herida y acrecentar las dudas de Banning. Su patriotismo se tambalea, ya no está seguro de quiénes son los buenos y quiénes los malos —la mayor pesadilla de un ciudadano estadounidense—, y además debe recurrir a la ayuda de su padre: un 'hippie' barbudo y apátrida que siempre ha despreciado su apego al 'statu quo', y que está interpretado de un modo mucho menos carismático de lo esperable por Nick Nolte. Es reseñable, por tanto, que Agente bajo fuego. exhiba en su primera hora muchos más escenarios sugerentes que todo lo que intentaron las dos películas anteriores a lo largo de su metraje, pero luego de estas sorpresas el film no tarda en sumirse en la monotonía, y se pone a atar cabos por pura inercia. 

Sería estúpido, desde luego, esperar de un producto como Agente bajo fuego. algo más que una alegre complacencia para con su sudoroso héroe de acción y la filosofía que cimenta su figura, pero no deja de ser una pena que justo cuando la franquicia llega a sus puntos más estimulantes nos tengamos que conformar con la puesta en escena menos inspirada, el ritmo más moroso, y, lo que viene a ser lo peor, la mayor rebaja en sus presupuestos de violencia y sangre. Por momentos, de hecho, hasta hay un impulso de querer convertir el film en una alegre comedia paterno-filial, y es entonces cuando deviene inevitable enfurecerse y preguntarse por qué ya no podemos tener héroes de acción de los de toda la vida. Dónde se han ido.

 


Mas información »

En Cartelera: Yesterday

Lo primero que hay que tener claro a la hora de enfrentarse a Yesterday es que no se trata de un musical. Ni tampoco de un biopic con canciones. Ni mucho menos de otro intento agreste y genérico de exaltar un legado que ni se entiende ni se consigue asimilar, como podría ser un Bohemian RhapsodyBien al contrario, en lo que respecta al último film de Danny Boyle, haríamos bien en soslayar que es este último quien se encuentra a los mandos —o algo parecido, pues el director de Trainspotting sigue en ese estado comatoso inaugurado una vez terminaron los 90— para comprender que aquí la única presencia autoral que conviene destacar es la de Richard Curtis. El cerebro del proyecto que firmando el guion de Yesterdayha hecho algo parecido a la magnífica Una cuestión de tiempo: entregar una encantadora comedia romántica a cambio de un twist que presumiblemente quiera juguetear un poco con los géneros. En la película de Rachel McAdams y Domhnall Gleeson eran los viajes en el tiempo. En Yesterday, todo ese simpático asunto de los Beatles responsable, en última instancia, de haber recabado gran parte de tu interés.

Si en ese caso Yesterday resulta no parecerse nada a esa presumible celebración del canon beatleiano, es probable que muchos puedan llevarse una desilusión. O lo harían, si John, Paul, George y Ringo hubieran tenido hasta entonces un legado fílmico a la altura de las circunstancias, y no únicamente mediocridades más atentas de invertir en derechos que de hacer algo de provecho con ellos, como Yo soy Sam o ese vacuo delirio que era Across the UniverseEn ese sentido, Yesterday es un desencuentro más en la relación de los Fab Four con el cine, pero al menos no engaña a nadie en sus aspiraciones. Dentro del film de Danny Boyle, la música de los Beatles es más un desencadenante que un elemento troncal de la propuesta, y es por ello que no hay ni una sola idea visual o narrativa relacionada con ella que no sea la inicial que vertebra la trama: ese mundo donde tras un apagón ha desaparecido cualquier rastro de existencia de la banda de Liverpool, y un pobre aspirante a músico (un efectivo Himesh Patel) es el único capaz de recordarla y aprovechar para darle un empujoncito a su carrera, mediante covers acartonados que sólo irritarán a los puristas del otro lado de la pantalla. A partir de este planteamiento, Curtis recurre a los elementos por los que es conocido su cine, esté dirigido por él o no, incluyendo un generoso plantel de personajes secundarios, un microcosmos familiar cimentado por estos, escenas de deliciosa melancolía urbana y romances entorpecidos por el enervante atolondramiento de sus protagonistas.

Dado el esfuerzo que siempre suele hacer Curtis por bañar estas propuestas en cierto costumbrismo, cuesta imaginar un matrimonio menos afortunado que el suyo con Danny Boyle. El director londinense, que ya se metió en otro atolladero autoral compartiendo créditos con Aaron Sorkin en Steve Jobs, afronta la puesta en escena de Yesterday sin saber en ningún momento qué necesita de él la historia, insistiendo patéticamente en que hubo una época donde su discurso estético era considerado relevante. Y esto lo hace con la puntual sucesión de planos de inclinación imposible, montajes confusos, y otros devaneos estilísticos que se olvidan de lo que están enmarcando, para acabar incidiendo en el desinterés de la película por transitar otros caminos que no sean los típicos y esperados de la comedia romántica. Patel sube a los escenarios, trata de aprender las canciones de los Beatles a golpe de recuerdo —coyuntura que acaba facilitando los mejores gags—, y lidia con las intrigas y deshumanizaciones de la industria musical, representadas por una Kate McKinnon desatada, pero no exactamente en el mejor sentido. Contando Yesterday, por tanto, con demasiados ingredientes como para dejar claro de primeras de qué nos quiere hablar.

Que no es, desde luego, una carta de amor al papel que desempeñaron estos músicos en la historia del pop, aunque de vez en cuanto tenga gestos bonitos como darle por fin el peso que merece al Ob-La-Di-Ob-La-Da del Álbum Blanco. Cuando Yesterday se despoja de esos llamativos ropajes que le facilitó el inspirado pitch y se centra en su pareja protagonista, reduciendo el espacio en torno a Patel y a una Lily James con sus esfuerzos habituales (y artificiosos) de ser la persona más adorable del planeta, es cuando el espectador descubre la película que realmente está interesada en ser. Y no es una mala película, en absoluto. Es encantadora, es vitalista, y tan bonita como cualquier otra cosa que pueda esbozar el veterano cerebro de Curtis. Aunque, llegado el momento, sea inevitable preguntarse si era necesario haberse gastado tanto dinero en derechos para lo que esencialmente es un segmento de Love Actually alargado.


Mas información »

En Cartelera: ¿Quién perdió un panda?
Una distraída y boba cigüeña entrega por equivocación un panda bebé con la familia equivocada. El oso Mic-Mic emprende una divertida aventura junto a un alce, un tigre y un conejo para poder llevar al bebé panda a su hogar. Mic-Mic y sus amigos se dan cuenta de que todo es mejor trabajando en equipo y que juntos son más fuertes y pueden lograr más cosas si están unidos. Exclusiva de Cinemex.

 


Mas información »

En Cartelera: Primer año

El primer año de Universidad suele ser el más complicado para los estudiantes, especialmente si están estudiando medicina. De esto se da cuenta rápidamente Benjamin (William Lebghil), un alumno de primer curso que sueña con ser doctor a cualquier precio. Benjamin conoce allí a Antoine (Vincent Lacoste), un joven que va más atrasado que el resto de su promoción. Juntos, se proponen conseguir superar el año, sacando muy buenas notas, sin importar el sacrificio que tengan aportar. Los dos jóvenes entablarán una amistad entrañable mientras luchan por hacer sus sueños realidad. Película dirigida por Thomas Lilti.


Mas información »

En Cartelera: High Life

Decía Paul Valéry, en uno de sus más bellos aforismos, que lo más profundo es la piel y, parafraseando al poeta, podemos afirmar sin miedo que en el cine de Claire Denis lo más profundo es la imagen de la piel, del cuerpo. De lo humano, por tanto. Cineasta de lo corpóreo y artista de la superficie, su trayectoria cinematográfica es también una misión de destino (de momento) desconocido que nos habla sobre cómo se inscriben los cuerpos en las imágenes, sus gestos, afectos y anhelos. De los más cándidos a los insoportables y terribles, sea ese tocar que nos aproxima como el que nos distancia violentamente. La manera en que Denis filma a sus personajes, con su cámara acariciando la piel de sus intérpretes, no solo hace tentadora –hasta el cliché– la idea de repetir una y otra vez que el suyo es un cine de lo táctil, pero, como recuerda Jean-Luc Nancy en su evocador Corpus (1994) la necesidad de hablar sobre el cuerpo se ha vuelto ya imperativo. Porque, “¿quién más en el mundo conoce algo como «el cuerpo»?”.

Esa enigmática pregunta recorre abrumadora High Life, la última película de Claire Denis; una misteriosa space-opera con Robert Pattinson y Juliette Binoche y trabajo que, por otra parte, parece querer poner en pantalla los fogonazos teóricos de Nancy en aquel libro, un compendio sobre los límites del cuerpo y más concretamente sobre el cuerpo al límite del ser. No es casual que en High Life la cineasta encierre a sus personajes, un grupo de presos, en una nave viajando hacia una misión suicida en los confines del universo, porque el espacio supone la prisión última del cuerpo, una frontera inabarcable, y a la vez es el lugar perfecto para su apertura, es una extensión oscura e inerte donde, además, la vida se abre camino. “Incluso el vacío es una especie muy sutil de cuerpo”, dice Nancy en sus 58 indicios sobre el cuerpo (2004). Tampoco es casual que esos protagonistas sean convictos, una comunidad a priori inoperativa constituida por ángeles caídos en desgracia a causa de la gravedad de sus actos criminales, porque “si Occidente es una caída, como pretende su nombre, el cuerpo es el último peso. El cuerpo es la gravedad”, tal y como afirma Nancy. En High Life, Claire Denis, por su parte, transforma la caída de una piedra en un pozo, arma asesina, en un peso moral cósmico. O que esa nave que acoge a los humanos, en lo que es otra de las concomitancias del relato de Corpus con el filme, sea también un lugar donde los fluidos, las poluciones, la inmundicia y los excrementos estén por todas partes y en diferentes estados, de lo líquido a lo vaporoso, y se nos muestren expulsados y siendo reciclados en el continuum de los ciclos químicos.

Pero Denis no ha querido elaborar un largometraje que plasme una a una las ideas de ese libro, a pesar del intenso vínculo intelectual que enlaza las películas de la cineasta con el pensamiento de Nancy (materializado en artículos, conferencias, cintas como Vers Nancy (2002) o L’intrús (2004) y un sinfín de textos académicos). Porque High Life, escrita a cuatro manos junto a su fiel Jean-Pol Fargeau, es sobre todo una película que intenta transmitir la fascinación humana por lo desconocido y por comprender y dar forma a qué sucede más allá de lo finito. Denis, una directora especialmente preocupada en la plasticidad, comparte con el espectador esas inquietudes a través de diversas estrategias formales, desde las tiernas estampas de la bebé co-protagonista descubriendo la extensión –y frontera– de la piel de Monte, su padre, un Robert Pattinson transformado en caballero célibe incorruptible, en lo que es una imagen que replica el hermoso final de Nenette y Boni (1996); hasta esos agujeros negros alucinados, fotografiados esta vez por Yorick le Saux, que parecen estar engulléndose hasta el vacío de su centro a medida que la historia va desvelando poco a poco el objetivo ¿intangible? al que se asoma esa tripulación cada vez más menguada.

Elusiva y elíptica gracias a un magnífico trabajo de edición (Guy Lecorne), High Life va depurando sus objetos de interés mientras avanza inexorable hacia el tercer acto de su relato. Cumplidas ya (casi) al completo las convenciones de la ciencia-ficción, sean de guion o sean las cuestiones filosóficas sobre la tensión de lo humano en medio del vacío, Denis nos arroja ya en el desenlace a un escenario inescrutable que sobrepasa lo abstracto y abraza de manera valiente un nuevo estado, tal vez una nueva dimensión. Hay algo de poesía cuántica – seres duplicados, haces de luz amarilla, voces flotantes– en la manera en que la cineasta lanza los cuerpos de sus protagonistas al otro lado del espejo del universo, como si quisiera replicar visualmente, ya por concluir, las palabras de su amigo Nancy cuando dice que “las imágenes no son apariencias, aún menos ilusiones o fantasmas. Son el modo en que los cuerpos se ofrecen entre sí, son la puesta en el mundo, la puesta en el borde, la glorificación del límite y del resplandor”. La visión de un cuerpo infinito.


Mas información »

LIBROS: La guerra perdida

Después de perder la guerra, Arcadi y su hermano Oriol emprenden la huida hacia Francia. Poco después, en medio de una terrible tormenta de nieve, Oriol desparece sin dejar rastro. Arcadi, en cambio, consigue escapar tras un accidentado periplo por el sur de Francia, con los espías de Franco pisándole los talones, y funda, junto con otros cuatro exiliados republicanos, una plantación de café en plena selva de Veracruz, en México.

Rodeado de una vegetación exuberante y de toda clase de insectos estrafalarios, Arcadi alimenta la esperanza de recibir noticias del paradero de su hermano y de volver a España. Pero para volver a España es imprescindible que antes muera Franco. Poco a poco esa idea extravagante toma fuerza y se convierte en un plan para asesinarlo.

Una colonia de republicanos en medio de la selva mexicana, una huida épica, el destino incierto de un soldado desaparecido durante la retirada, el infierno del campo de concentración francés, un complot para asesinar al general Franco y una fiesta multitudinaria y esperpéntica que esconde una verdad difícil de aceptar.

En esta trilogía sobre la guerra perdida, la memoria y el exilio, Jordi Soler nos muestra el oscuro del alma humana.

Autor: Jordi Soler

Editorial: Grijalbo Mondadori


Mas información »

LIBROS: La única mujer

Viena, 1933. Para Hedy Kiesler, joven actriz judía, su belleza ha sido salvación y tormento: la protegió de los nazis pero la condujo a un opresivo matrimonio con el traficante de armas de Hitler y Mussolini. Subestimada por todos a su alrededor, escuchó los planes secretos del Tercer Reich cuando acompañaba a su esposo a fiestas y cenas de negocios.

Dividida entre el glamour y la culpa por ser una privilegiada, decide escapar hacia Hollywood, con un nuevo nombre: Hedy Lamarr. Pronto se convirtió en un ícono del cine estadounidense. Nadie en torno a su nueva vida sospechaba que poseía información confidencial sobre los nazis ni que ella misma guardaba un secreto aún mayor: que era una científica capaz de desarrollar la tecnología necesaria para acabar pronto con la guerra. Siempre y cuando la escucharan.

Una cautivadora novela basada en la historia real de una mujer extraordinaria, estrella de cine e inventora, que revolucionó la comunicación moderna hace más de medio siglo, sentando las bases para el wifi y el Bluetooth.

Autor: Marie Benedict

Editorial: Planeta


Mas información »

El juego de llaves

En esta ocasión les contaré del estreno en Prime Video El juego de las llaves. Una serie que me recomendaron ver pero:

Desde el primer capítulo se darán cuenta de que va la serie, es decir, bastante previsible. La historia gira en torno a cuatro parejas de casados sumergidas en la cotidianidad y por ende del aburrimiento sexual.

Como siempre, el sexo es un tema que vende, el problema es que en el caso de la serie, las actuaciones no son buenas: Humberto Busto, Fabiola Campomanes, Hugo Catalán, Horacio Pancheri, Maite Perroni, Marimar Vega, Ela Velden y Sebastián Zurita, son los protagonistas, pero nunca convencen. Diálogos falsos, situaciones pretenciosas y una realidad fantástica que busca enganchar al público que tendrá que batallar para hacerlo.

El tratamiento del tema es arriesgado, por ello no vemos nada parecido en televisión abierta, pero la serie sirve solo para llenar un espacio más, no termina de convencer, quizás por la falta de identidad de personajes cuarentones que buscan remediar la monotonía de su matrimonio con un juego muy peligroso de jugar que es el sexo con otra persona, la infidelidad, los celos y el querer complacer al otro pensando que es lo mejor que le puede pasar a la relación. Pero recuerden que a toda acción corresponde una reacción.

El poliamor es trivializado en El jugo de llaves, los personajes tratan de hacer énfasis en la honestidad y transparencia que se necesita para llevar a cabo este comportamiento o estilo de vida en una sociedad donde cada vez más se rechaza la visión de que la exclusividad sexual y relacional son necesarias para tener relaciones amorosas profundas, comprometidas y a largo plazo, esta serie viene a demostrarnos el vacío humano y la necesidad de pertenecer a algo. Curioso, porque desde un principio ya se pertenecía a una relación o matrimonio, pero como siempre, nunca se está satisfecho.

Episodios: Siete 

Plataforma: Amazon

Duración: 30 min aprox.

No me mal interpreten, para nada soy un mocho y no me espanto, al contrario, se los dice alguien que se metió a nadar en esas aguas y no salió con nada bueno de ahí.

Lo bueno: Que las historias ya no son solo telenovelas. Sí a veces resulta divertida y cachonda.

Lo malo: Las actuaciones, la mala “improvisación” y los diálogos nada convincentes.

Cómo siempre su opinión es la mejor.


Mas información »

En Cartelera: Había Una Vez En Hollywood

Lo primero que habría que decir, aunque parezca de Perogrullo, es que Había una vez en Hollywood, ya desde su propio título leoniano, es un homenaje visceral al cine de los años 60 y, ya no sólo a las propias películas, sino a las formas de hacer cine entonces, incluso, hacia un estilo de vida y trabajo (que sino es lo mismo, suelen ir de la mano) ya olvidado por los tiempos de los tiempos. Porque el último Tarantino se deshace en cultura pop de los años 50-60: un auténtico baño de cine, música, televisión, estilo, locomoción… que si bien viene a revisitar la Historia de Hollywood (barrio) de una forma similar a lo que hiciera con la Segunda Guerra Mundial en Malditos bastardos (2009), lo hace desde una perspectiva desde el star system más lumpen. Tarantino nos dice que, sí, las grandes películas –como la propia Había una vez en Hollywood - siempre serán las grandes películas, pero que nadie se olvide de los seriales de televisión de los 50 (caso de The Range Rider o Rawhide), de los eurowesterns de los 60 y 70 (se cita textualmente a Sergio Corbucci, Antonio Margheriti y a nuestro Joaquín Romero Marchent), del soul de Los Bravos y los primeros The Rolling Stones –cuando suena “Out Of Time” es uno de los momentos culmen de la cinta- y de un modo de vida donde cabían, en pocas cuadras de diferencia, las fiestas de la Mansión Playboy, la comuna hippy de Charles Manson y los cines de sesión continua. Y como siempre en Tarantino es un homenaje en forma y fondo, pues no se trata solo de anclar el relato en ese arco temporal sino de regurgitar las formas con las que el cine se manejaba entonces cruzando referencia y reverencia con su habitual escritura modernista tan cercana al mash-up como al delineado de broca de su más que reconocible y disfrutable estilo.

Con todo, es probable que el público se entregue con extrañeza a larga hora que abre la película a modo de presentación, digamos, antropológica de personajes y escenarios. Con una voz en off que viene y va, saltos narrativos en ocasiones en paralelo y en otras convergentes, diálogos muy poco tarantinianos –persiste la verborrea, pero no es lo que esperamos- y una acción basada en la contemplación (o en la inacción) donde el disfrute fílmico se debe exclusivamente al empuje estético de la película. El retrato caleidoscópico del Hollywood del 69 sigue los pasos de un actor en horas bajas –Rick Dalton (Leonardo DiCaprio)- y su doble –Cliff Booth (Brad Pitt)- al mismo tiempo se nos muestra la comuna hippie de Charles Manson y el vecindario del propio Dalton en Cielo Drive, donde residían Sharon Tate (Margot Robbie) y Roman Polanski –su paso por la película es aún más fugaz que el de Steve McQueen-. Múltiples ramas para un relato que acabará convergiendo pero donde, siguiendo la máxima homérica, el viaje (aún estático) es mucho más importante que la llegada.

Con Tarantino al final es siempre cuestión de estilo. La parte central del filme son largas secuencias en paralelo –Sharon Tate en un cine, Clif Booth coqueteando con una hippie-black-widow (Margaret Qualley), Dalton rodando una western-TV- que van del cine-dentro-del-cine al “cine dentro de la sala de cine”, del american gothik a la blow buddy movie; el relato, que lleva cociéndose noventa minutos, se asienta en múltiples direcciones, descubriéndose como una película sin centro, sin lógica aparente. La dolce vita hollywoodiense abrasa subgéneros en su retrato histórico. Claro que aquí la pluma la lleva Quentin, así que ni nada es lo que parece, ni nada será lo que parecerá ser. Sin querer ya te has dado cuenta que el director se ha pasado tus expectativas por la bolsa escrotal y que hace que te empujes las casi tres horas de película sin chistar.

Hay quien la odia. Hay quien dice que es un Tarantino menor. Había quien no la ha entendido. Hay quien la ha disfrutado en parte, o mejor dicho, por partes. Y hay quienes piensan que se trata de una de las mejores orgías cinéfilas nunca vistas.


Mas información »

En Cartelera: Diamantino
Diamantino es el mejor jugador de fútbol de su época, hasta que un día, mientras está jugando el partido más importante de su VIDA, todo su talento desaparece. Su carrera futbolística llega a su fin y la estrella del fútbol tiene que encontrar un nuevo sentido a su vida. Empieza entonces una terrible odisea en donde se enfrentará con el neo-fascismo, la crisis de refugiados, el tráfico genético y la búsqueda de la perfección.

 


Mas información »

En Cartelera: La mujer que sabía leer
En una pequeña aldea de los Alpes todos los hombres han sido levantados por las tropas de Napoleón III, quien se ha proclamado Emperador de Francia. La represión va dirigida a las comunidades reacias a su mandato. Es época de siembra, y luego seguirán la cosecha y la siega. Las mujeres no saben si sus hombres retornarán. La tensión, el deseo y la incertidumbre crecen cotidianamente. Un día, un desconocido -un fugitivo, un desertor, tal vez- aparece para romper la monotonía laboral. Ellas hacen un pacto de honor: compartir sexualmente a este extraño, y así preservar su supervivencia. Es 1852 y la educación no está al alcance de la población rural, mucho menos de las mujeres. Entre todo el grupo solo hay una doncella capaz de leer, y este será el vínculo que unirá la vida del forastero a esta mujer excepcional. El delicado equilibrio está a punto de colapsarse.

 


Mas información »

LIBROS: Feliz final

Esta novela reconstruye un gran amor empezando por su final, la historia de una pareja que, como tantas, se enamoró, vivió una ilusión, tuvo hijos y peleó contra todo —contra ellos mismos y contra los elementos: la incertidumbre, la precariedad, los celos—, luchó para no rendirse, y cayó varias veces.

Cuando el amor se acaba, surgen las preguntas: ¿dónde se torció todo?, ¿cómo hemos acabado así? Todo amor es un relato en disputa, y los protagonistas de éste cruzan sus voces, confrontan sus recuerdos, discrepan en las causas, intentan acercarse. Feliz final es una autopsia implacable de sus deseos, expectativas y errores, donde afloran rencores sedimentados, mentiras y desencuentros, pero también muchos momentos felices.

Isaac Rosa aborda en esta novela un tema universal, el amor, desde los muchos condicionantes que hoy lo dificultan: la precariedad y la incertidumbre, la insatisfacción vital, las interferencias del deseo, el imaginario del amor en la ficción…

Porque es posible que el amor, tal y como nos lo contaron, sea un lujo que no siempre podemos permitirnos.

Autor: Isaac Rosa

Editorial: Seix Barral


Mas información »

En Cartelera: Historias de Miedo para Contar en la Oscuridad

Un grupo de adolescentes intentan resolver el misterio que rodea a las repentinas muertes en el pueblo. Stella (Zoe Colletti) es una niña que sufre por la desaparición de su madre en la noche de Halloween. Roman Morales es un joven latino que será reclutado para ir a la Guerra de Vietnam. Stella y sus amigos se ven envueltos en una broma pesada de Halloween que sale mal. Un vengativo fantasma y otros seres malignos se interpondrán en su investigación. Esta película producida por Guillermo del Toro.


Mas información »

En Cartelera: La Noche de las Nerds

Dos estudiantes de último año de instituto se dan cuenta de una terrible verdad el día antes de su graduación: han trabajado tanto que no han sido capaces de divertirse. Las dos jóvenes deciden hacer todo lo posible para convertir la noche de la graduación en una velada tan épica, que consiga compensar los cuatro sacrificados años a los que se han visto sometidas.

Olivia Wilde debuta como directora en esta comedia protagonizada por Kaitlyn Dever.


Mas información »

En Cartelera: Amante fiel
Marianne (Laetitia Casta) deja a Abel (Louis Garrel) por Paul, su mejor amigo y padre del hijo que está esperando. Después de ocho años juntos, Paul fallece. Marianne vuelve a reencontrarse con Abel y entonces retoman su relación. Esto provoca los celos del hijo de Marianne. Además, también se interpone en su relación Eva, la hermana de Paul, porque ha ocultado que está enamorada de Abel desde que era una niña.

 


Mas información »

En Cartelera: Mentada de Padre

México 1942. Don Lauro Márquez Castillo, dueño de un imperio de la radio mexicana, en su lecho de muerte manda a llamar a sus 4 “decepcionantes” hijos para recitarles su último deseo: Que demuestren “¿Quién es el verdadero Márquez Castillo?” Los 4 hermanos se disputarán la herencia del padre en una competencia que, de una forma u otra, les cambiará la vida.


Mas información »

En Cartelera: Playmobil

La joven Marla (Anya Taylor-Joy) se embarca en una épica aventura para encontrar a su hermano pequeño Charlie (Gabriel Bateman). El único problema es que tanto ella como él han desaparecido de su realidad y se han adentrado en el asombroso mundo animado de Playmobil. Ahora miden 7,5 centímetros y tienen que convivir con vikingos, agentes secretos, vaqueros, monstruos gigantescos, robots, hadas mágicas, piratas, motoristas, ardillas y dinosaurios.

Película mezcla de animación y acción en vivo, inspirada en los famosos muñecos de Playmobil, que supone el debut en la dirección de Lino DiSalvo, conocido por su trabajo en el departamento de animación de filmes como Frozen.


Mas información »

LIBROS: La sospecha
Cuando dos jóvenes británicas desaparecen en su año sabático en Tailandia, su caso pasa a copar el foco de la atención mediática internacional. La periodista Kate Waters está lista para informar sobre la historia: como siempre, quiere ser la primera en conseguir la exclusiva y descubrir la verdad, y esta vez no será una excepción. Sin embargo, a medida que se van conociendo más detalles de la investigación, Kate no puede dejar de pensar en su propio hijo, a quien no ha visto en dos años.

Autor: Fiona Barton
Editorial: Planeta


Mas información »

En Cartelera: La Vida Secreta de tus Mascotas 2
Max se enfrenta a nuevos e importantes cambios en su vida: su dueña Katie no sólo se ha casado, sino que también ha sido madre por primera vez. En un viaje familiar al campo conoce a un perro granjero llamado Rooster, con el que aprende a dominar sus miedos. Mientras tanto, Gidget trata de recuperar el juguete favorito de Max de un apartamento repleto de gatos. Snowball, por otro lado, se embarca en una peligrosa misión para liberar a un tigre blanco, Hu, de sus captures en un circo de animales. Secuela de 'Mascotas'


Mas información »

En Cartelera: Infierno en la Tormenta

Una mujer se queda atrapada en su hogar de Florida tras intentar salvar a su padre de las consecuencias de un huracán de categoría 5. Al cambiar por completo la apariencia del inmueble y, por causa del cambio climático y la frecuencia de las tormentas en "la región del Sol", criaturas temibles comienzan a hacer de la casa de la joven su nuevo hogar. Esta deberá luchar contra los depredadores para tener una oportunidad de sobrevivir. La cinta está dirigida por Alexandre Aja.


Mas información »